Anahuacalli: una curaduría extraordinaria

El arte mesoamericano da forma al Anahuacalli.
El objeto arqueológico es su prístina esencia, da orden y sentido a la curaduría misma,
que deviene de los mismos objetos.
Por ello, su curaduría es extraordinaria y única.

Anael González

II

A esto González Rul expresa “se basó en las descripciones que hicieran de la ciudad cronistas como Cortés, Bernal Díaz del Castillo, Torquemada, Durán y Sahagún y en planos antiguos y modernos, como los de Alcocer, García Cubas y Justino Fernández” 1. Es decir, hizo una investigación documental detallada, fina y profunda, previa a la ejecución de su mural, de en el ejemplo que el autor refiere, se trata de los muros pintados de Palacio Nacional.

Museo Anahuacalli Digeo Rivera

La misma metáfora analítica e imaginativa que los arqueólogos poseemos per sé, el maestro a través de estas dichosas palabras reconstruía mental, manual y prácticamente: —al alquimista, al artista, al colorista, y al propio maestro muralista mesoamericano—, al descifrar los secretos de las formas precolombinas.

Me gustaría señalar, que tras reconstruir hipotéticamente todo el mundo mesoamericano en los diferentes muros y paneles del Palacio Nacional, logró acercarse de manera tal que concibió la idea de un recinto específico con fines muy determinados y personales. Tengamos presente a los muros del Palacio Nacional, gran parte de su obra como el otrora lugar donde se encontrara el tecpan de Moctezuma Xocoyotzin, como bien lo subraya Francisco Glez. Rul.

Este lugar, el Museo Anahuacalli, lo proyectaría con el objetivo de albergar las piezas arqueológicas que había venido recolectando, y quizás de alguna manera, catalogando a lo largo de su vida de la mano de Frida Kahlo. Sirva esto, creo personalmente, como mausoleo amoroso a su compañera de vida. Ya que, si bien ambos eran artistas y amantes de muchas expresiones pictóricas de su época, el arte antiguo mexicano los cautivó enormemente.

Museo Anahuacalli Digeo Rivera

Motivo por el cual, lo ha de haber llevado, al maestro, hacia la preocupación de salvaguardar lo que en sus propias capacidades fue recuperando así, objetos arqueológicos antiguos de México. Así nos afirma el autor lo siguiente:

“El Anahuacalli constituye un caso aparte. Fue un recinto planeado por Diego Rivera como museo personal, y si bien no es una copia de ningún palacio o edificio prehispánico, en él pretendió plasmar, con materiales y arquitectura modernos, la grandiosidad del mundo prehispánico. La concepción arquitectónica del Anahuacalli es muy peculiar y digna de su talento creador.” 2

Por esta razón, equipararía este talento creador con la propuesta metodológica del estudio antropológico del Amazonas propuesto por Eduardo Viveiros de Castro o perspectivismo amazónico3, por lo siguiente, ambos, se basan y parten del objeto, no del individuo. El primero, configura una metodología fina y precisa para comprender la agencia o ritualidad de diversos objetos amazónicos dado en contextos arqueológicos contemporáneos entre sociedades no industrializadas entre los amazónicos y comprender con ello, a los otros, a partir del objeto. El segundo, a partir de comprender y repintar al objeto en múltiples espacios mundiales, creó un recinto propio para lo mismo, la otredad.

Leer Parte 3


1 Ibíd., 85.
2 Ibíd., 87.
3 En el presente documento no pretendo ahondar en la metodología antropológica del arte de Eduardo Viveiros de Castro. Sin embargo, aquí pueden consultar sus trabajos más recientes de los cuales nacen las inquietudes plasmadas líneas arriba: Eduardo Viveiros de Castro, “A floresta de cristal: una ontología dos espíritos amazónicos”, revistas.usp.br y “La mirada del jaguar: introducción al perspectivismo amerindio” bit.ly/2K5t7yf, Isabel Martínez, “Eduardo Viveiros de Castro: de imaginación, traducción y traición”, bit.ly/2Hnnn0M, Sergio Morales Inga, “Reflexiones críticas sobre el Perspectivismo de Viveiros de Castro” bit.ly/2qPTO16. Dicho sea de paso, no comparto la opinión de éste último referido, ya que no aporta nada a la discusión científica antropológica su reflexión crítica al respecto. No obstante, es necesario conocer opiniones opuestas.

Etiquetas de la nota
, , ,
Más de Anael Joanna González Álvarez

Del olvido a Hilma af Klint lll

Arqueología e historia del arte abstracto III. Marco Posi nos dice parte...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.