Una hora de su tiempo

Una hora de su tiempo - Apócrifa Art Magazine
Img – Dani Keral

Todos los ironistas son inofensivos,
excepto si quieren utilizar la ironía para insinuar alguna verdad.

Fernando Pessoa

A esta columna le he dedicado varias horas: la empecé un domingo antes del mediodía; terminé el esbozo general la tarde del martes; la noche del miércoles hice ligeras correcciones, cambiando algunas comas y agregando algún signo de puntuación. Por fin, el domingo siguiente, tuvo título y luego, el epígrafe correspondiente con el cual me gusta matizar estos articuentos –nombre que nos gusta usar para estos textos a medio camino entre la dudosa realidad y la inconcebible ficción que nos rodea–.

No es por presumir pero me quedó tan genial que incluso pensé que merecía un aplauso cerrado, una pequeña ovación. Así pues, hice a un lado la taza de café, me levanté del sillón y frente a la ventana abierta, me deshice en vítores mientras entrechocaba las manos con furia, hasta que me ardieron las palmas.

Algunas personas que entraban al supermercado se pararon a ver que sucedía, pero al darse cuenta de que se trataba de un simple alborotador, pronto siguieron su camino hacia las góndolas sucias y los productos de descuento. Solo el viejo linyera que dormitaba a un lado de la entrada, pareció revivir de inmediato. Aprovechando la ocasión para unirse al revuelo, agitando las palmas e incluso, improvisando un pequeño baile. El asunto duró poco, apenas unos minutos, pero fueron suficientes para renovarme las fuerzas y decidir que el asunto quizás se merecía un texto aparte, un articuento tan logrado como el anterior, el del aplauso.

En resumidas cuentas: el cajero del supermercado sabe bien cuánto le pagan por su hora de trabajo; el albañil, lo mismo; la dentista, la psicóloga, el taxista ¿acaso lo saben?

Volví al escritorio mientras el linyera volvía a darle un nuevo trago a su cerveza y se ajustaba la gorra para descabezar otro sueñito antes del mediodía. Ahora bien, que hoy me he despertado con esta duda terrible en las entrañas:
¿Saben Ustedes, queridos lectores, cuánto vale una hora de su tiempo?

Etiquetas de la nota
,
Escrito por
Más de Paulo Neo

Mecánica de la mordedura

El arte vive de la discusión, del experimentar, de la curiosidad, de...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.