Sublimarlo todo

Sublimarlo todo - Apócrifa art magazine
Img – Aditya Permana

¡En la vida hay que sublimarlo todo… no hay que dejar nada sin sublimar!
Oliverio Girondo

Imposible saber si la foto está trucada o no. Aunque la página asegure que se trate de las mejores imágenes sin ningún tipo de retoque ni photoshop, prefiero guardarme las reservas del caso. Lo cierto es que ya casi no hay nada confiable en internet. Aunque puestos a observar, no interesa demasiado.

Pues si resulta que es un truco, es bueno y hay que reconocerlo.

Y si resultara que no lo es, tanto mejor y el reconocimiento es doble. Ya que el mérito, se vería aumentado por la sincronía y la complicidad. Y es que la captura (o el truco) es excelente. Tanto, que nos suscita algunas meditaciones.

Fíjense ustedes y díganme si no coinciden conmigo: nuestro amigo parece tener los ojos cerrados mientras la pata izquierda pulsa un visible “re menor” sobre el diapasón verde (y eso me recuerda a Gary Moore, a Eric Clapton, a B. B. King). Como muchos sabrán, los tonos llamados “menores” tienen siempre un cierto aire tristón, una especie de leve nostalgia adherida (y entonces recuerdo a Chris Cornell, a Stevie Ray Vaughan, algún tema viejo de Santana). Pero la cosa no termina ahí. ¿Acaso la postura de las patas traseras no revela distensión, armonía, una completa y absoluta paz octaviana? Yo creo que sí. Como si la canción lo elevara hacia otro lugar.

Y es que con seguridad, ha de tratarse de uno de esos recuerdos recurrentes: de caminatas bajo el farol de plazas enormes, de siestas sobre el pasto con el sol calentando el cuerpo, de cafés tomados en ciudades lejanas, de noches desenfrenadas, de amores perdidos en alguna esquina del tiempo, de la vida.

Todo eso y mucho más podemos imaginar ¿no es cierto?

Creo que no quedan dudas, queridos lectores: estamos frente al arte de sublimar en su máxima expresión. Tal como decía Girondo, hay que sublimarlo todo.

Etiquetas de la nota
Escrito por
Más de Paulo Neo

El sueño de los críticos

El odio es un borracho al fondo de la taberna, que constantemente...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.