“Resist” para que el arte no migre

Encontrarse una buena ración de arte contemporáneo en la visita familiar decembrina en Jalisco fue más placentero que encontrar una torta ahogada en Nueva York (con birote auténtico). Justo en el barrio más armonioso en términos estéticos: la vieja y apenas rescatada Colonia Americana. Ahí en la calle López Cotilla, dentro de una despampanante casa de los años 30, descubrí una exposición de Carlos Ranc. Tanto el color blanco lustroso de la imponente casa, como el nuevo lugar para el arte, y de colación Carlos Ranc presente en el sitio, resultó alucinante.

resist - proyecto de arte

Sabemos bien que Jalisco ha sido cuna de exponentes del arte en un nivel mundial, mismos que envían su arte fuera de su lugar de olor a tierra mojada. José Dávila, el máximo representante tapatío, quien ocupa hoy un lugar dentro de los 1000 artistas más importantes del mundo (específicamente en los primeros 800), tuvo exposiciones individuales en 2018 en Dinamarca, Italia, Alemania, España y Austria. y otros lugares en colectivas (como NY), literalmente acaparando el mundo. Otros grandes como Jorge Méndez Blake, Gonzalo Lebrija también hacen de las suyas por el mundo. Lo cual es un gran orgullo, pero ¿Por qué el arte tiene que migrar para sobrevivir? ¿qué pasa aquí? Poca cultura de arte contemporáneo y autoridades despilfarrando recursos en artistas sin proyección ni calidad, pero regionalmente famosos. Sin embargo, hay una clara intención de resistirse a la ligereza de la cultura del arte. Y hay buenas intenciones además de ciertos museos y de galerías como Curro, Abarrotera Mexicana, Tiro al Blanco, Travesía Cuatro, Ladera Oeste, Páramo, Galería 4, Gamma, Guadalajara90210, entre otras, y patronatos como Los Guayabos. Existe incluso un recorrido a sitios de arte específicamente en Guadalajara dentro de las actividades de Zona Maco, entre otras iniciativas, como el nuevo espacio promotor que encontré en López Cotilla 1370.

Reflejo - proyecto de arte

Proyecto Arte es un lugar para el arte contemporáneo que busca no solo apoyar la escena, sino crear aficionados y fomentar la cultura del arte actual. Pretende hacer accesible el arte y abrir brecha en un terreno claramente áspero; un reto complicado, pero es una forma de resistirse al abandono de una escena con tanto por ofrecer.

Ahora mismo alberga la exposición “Arqueología Decorativa” de Carlos Ranc, la cual presenta piezas de tipo arqueológico, especialmente de perros pelones: fotografías de perros de barro documentados en acervos históricos, piezas de barro, collages de sitios arqueológicos y fotos de otras piezas de perros fotografiados de espaldas. Ranc ha examinado el nacionalismo, el tema de la autoría y la apropiación desde diversos ángulos, en este caso el perro pelón y su representación arqueológica como un componente del mismo, pero de igual manera como ambular y deambular en la asignación de valor a una pieza por su originalidad, por su lugar en el museo o en la historia, o bien por su atribución nacionalista. El espacio donde se presenta la obra es un hermoso vestíbulo de doble altura, con una escalera curva en donde se colocó una pieza llamada “El autor como productor”, que consiste en múltiples perros pelones de barro colocados en los escalones de dicha escalera con colores más fríos que “mexicanos”, 14 modelos distintos reproducidos en 7 colores, los cuales son retomados del arte que Josef Albers produjo en su estancia en México, hecho insuperable en la feliz memoria colectiva y nacionalista mexicana.

SouvenIR - proyecto de arte

La suerte de encontrar a Carlos Ranc en este nuevo espacio me permitió conocer otro proyecto de arte suyo llamado Elegante Vagancia: una librería (con su sección “de viejo”) y biblioteca pública, con títulos seleccionados por él mismo y colecciones editoriales completas de invaluable trabajo de acopio y belleza. El proyecto cuenta con su propio manifiesto, en donde se declara, entre otros puntos no menos importantes, que los libros son los únicos artefactos infinitos, que la lectura es la verdadera comunicación y que las mesas de novedades son una aberración.

escalera - proyecto de arte

El arte contemporáneo merece resistencia al abandono, sus artistas ya comienzan a formar una escena (y no grupitos de artistas). Guadalajara tiene hoy grandes exponentes: José Parra, Isa Carrillo, Enrique Monraz, Carlos Cortés, Emanuel Tovar y otros emergentes que van en tremenda subida como Francisco Ugarte, Gabriel Rico, Luis Alfonso Villalobos, Javier Rodríguez, Andrés Padilla y sobretodo Daniel Monroy, entre muchos otros. Y, además, dos mujeres cuyos pasos son tan gigantes como riesgosos (de no poder gozar más su arte localmente): Cynthia Gutiérrez y Rita Vega.

Así que resistirse a la incultura y abrir brecha para que esta ciudad no tenga que parir artistas con necesidad de sacar su arte de Jalisco no suena tan descabellado. Y no es que neguemos la inserción de nuestro arte en escala internacional, pero el vuelo no debería implicar el abandono del arte en tierra natal: la hermosa ciudad que todavía huele a tierra mojada.

Etiquetas de la nota
,
Más de Susana Cabrera

De la A a B y de regreso

La exposición de Andy Warhol en Nueva York Es difícil creer que...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.