Rendez-vous à La Havana

Escenario de confluencias múltiples

Rendez-vous à La Havana es el título de la más reciente propuesta que desde el pasado 22 de junio el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam pone a disposición del público. Rendez- vous, creada en el año 2002 por el Museo de Arte Contemporáneo de Lyon, es una plataforma internacional enfocada especialmente en el trabajo de jóvenes artistas; la misma se encuentra bajo la supervisión artística de cuatro instituciones, dígase: la Bienal de Lyon, la Escuela Superior de Bellas Artes de Lyon, el Instituto de Arte Contemporáneo de Villeurbanne/Rhône-Alpes y el Museo de Arte Contemporáneo.

Rendez- vous à La Havana
Vista de una de las salas, Rendez- vous à La Havana. Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam.

En esta oportunidad llega a La Habana una muestra que encuentra su precedente en el marco de la Bienal de Lyon del año 2017. La puesta en escena concebida acoge y pone a dialogar la labor creativa de una amplia nómina de jóvenes creadores franceses y cubanos, por la parte francesa: Amélie Giacomini y Laura Sellies, Igor Keltchewsky alias Abraham Murder, Anne Le Troter, Laure Mary-Couégnias, Nathalie Muchamad, Éléonore Pano-Zavaroni, Marion Robin, Ludvig Sahakyan, Thomas Teurlai, Victor Yudaev; y por la cubana: Celia – Yunior, Susana Pilar Delahante, Jenny Feal, Duniesky Martín.

Víctor Yudaev
Victor Yudaev, Aquí, 2017, Técnica mixta.

Rendez-vous à La Havana asoma como una suerte de abanico aglutinador de diversas tendencias y manifestaciones entre las que se conjugan esculturas, pinturas, instalaciones, video-proyecciones. De esta suerte, la exposición se instituye como espacio de variadas concurrencias, de coexistencia de lenguajes, perspectivas y puntos de vista que se entrecruzan para llegar así a construir realidades disímiles desprendidas de particulares lecturas e interpretaciones, determinadas en gran medida por los contextos circundantes. Artistas franceses y cubanos aportan visiones, reconocimientos y heterogéneas asociaciones que devienen de las posturas desde las cuales parten los discursos emanados de cada una de las piezas integrantes del conjunto. En este camino se trasluce una pluralidad de temáticas que rondan entorno a la comunicación, la influencia de los nuevos medios y tecnologías, la migración, los tópicos identitarios y culturales y el acercamiento a la caribeñeida y a la cubanidad con las implicaciones que ello representa.

Laure Mary-Couégnias
Laure Mary-Couégnias, Un limpio final, 162 x 130 cm, 2018, Acrílico sobre tela.

Una característica propia de la exposición presentada en La Habana es que muchas de las piezas han sido realizadas específicamente para la muestra. Ejemplos de ello son los trabajos de Laure Mary-Couégnias quien, además de concebir obras pictóricas para la ocasión, intervino directamente los muros de las galerías con motivos florales que caracterizan su trabajo. Las piezas de la joven creadora ostentan una manera de hacer muy particular que en cierta medida rememora el Arte Pop desde la estridencia de los colores empleados, sin embargo, el vínculo con dicho movimiento encuentra cierta ruptura en la cercanía al naif que dejan entrever los motivos representados. De una u otra manera los trabajos de Laure distan en gran medida de los trayectos que asume la creación pictórica francesa actual, por lo que de algún modo la oxigena con amplios rasgos de contemporaneidad.

Marion Robin
Marion Robin, En el plan, 2017, Pintura pared.

Igualmente Marion Robin, con la obra Souvenirs (2018) trabajó de forma directa sobre una de las paredes de la galería del Centro Wifredo Lam En este caso la artista plasmó determinados elementos que resultaron de las influencias recibidas en su tránsito por la ciudad y de las interpretaciones desprendidas de cada una de ellas. Desde la recurrencia a símbolos e íconos, reconocibles o no para el espectador, Robin inserta en el espacio expositivo el terreno exterior que le abraza, para alcanzar así a edificar una suerte de mapamundi abstracto de La Habana, un mapa de la ciudad que conoció, pudo percibir y experimentar.

Duniesky Martín
Duniesky Martín, Legado, 2017.
Anne Le Troter
Anne Le Troter, Liste à puces, 2017.

Asimismo, la obra Legado (2017) de Duniesky Martín, por la parte cubana, despliega una mirada particular de Cuba construida desde la recurrencia a las alusiones de la historia de la misma que se han hecho en la cinematografía hollywoodense durante las últimas cinco décadas. En las pantallas se mezclan diálogos referentes al país que han sido recopilados de películas no filmadas en la Isla con sonoridades muy propias de ella. Con esta mezcla Duniesky sumerge al espectador en un circuito de debates entre puntos antagónicos y recurrentes en el plano social como pueden pasado y presente, realidad y ficción.

Igor Keltchewsky
Igor Keltchewsky, Panorama, 2018.

Por otra parte se encuentra la propuesta Panorama (2018) de Igor Keltchewsky quien acude a la esfera tecnológica y se inspira en la imagen electrónica para diseñar un video juego en el que incorpora además música de su propia creación. Con ello el artista crea un universo digital donde la imagen y el sonido se unifican en el espacio en el cual se desarrolla el alter ego digital del artista -Abraham Murder-. Proyectado en una antigua pantalla de computadora y con gráficos que rememoran los inicios del videojuego, Igor propone un discurso abocado a las influencias de los nuevos medios y a las ventajas y detrimentos de estos en el ejercicio de creación. Además, idea una obra interactiva que es completada por la acción del espectador en tanto es este partícipe en la ejecución del videojuego.

Éléonore Pano-Zavaroni
Éléonore Pano-Zavaroni, Hipótesis de cita, 2017.

Por su lado, Éléonore Pano-Zavaroni con la pieza titulada precisamente Rendez-vous (2018), presentada anteriormente en la Bienal de Lyon, pretende entablar un diálogo bilateral en el que se ha implicado de manera particular al público de la galería a través de una correspondencia postal que con este establece la artista. Con ello la creadora llama a la comunicación e irrumpe en las barreras idiomáticas, a la vez que diserta sobre la potente influencia que los nuevos medios y las redes sociales ejercen en la sociedad actual al acudir al correo tradicional como vía de mantenimiento de las conversaciones en una era de tecnologías y telecomunicaciones.

De manera general las obras presentadas en Rendez-vous à La Havana conciben un panorama heterogéneo y abarcador en el que se imbrican distintas temáticas y modos de expresión. Sin dudas es esta una excelente oportunidad de diálogos y reencuentros que permiten al público ser parte de un quehacer artístico muy actual en tanto pone a su disposición las líneas por las que se encamina el trabajo de una joven generación de creadores franceses y cubanos. En este camino constituye un espacio de reflexión e intercambio entre los actores de dos terrenos distantes geográficamente para alcanzar así a dar lugar a confluencias que permiten descubrir universos múltiples de ambos continentes implicados.

Etiquetas de la nota
, ,
Más de Lisandra Yllañez Fernández

Sobre el universo antropológico de Leandro Soto

Crónicas visuales de Leandro Soto es el título de la muestra que...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.