Lo tienen todo

Silvina Ocampo - Apócrifa Art Magazine
Img – Paulo Neo, Cuentos completos, Silvina Ocampo, ed. Emecé

El cielo estaba cada vez más negro, y caía una lluvia finita de azúcar en polvo.
Silvina Ocampo

Quisiera mudarme a un cuento de Silvina Ocampo. Lo tienen todo: sordidez, encanto, ternura, sofocación, luminosidades angustiantes, ligerezas sublimes y más, mucho más. Y naturalidad, por sobre lo dicho. Naturalidad aplicada de la siguiente forma, para citar un ejemplo concreto; en el cuento “La cabeza pegada al vidrio” (Viaje olvidado, 1937) la narradora nos cuenta sobre una extraña aparición en los espejos de la casa –una casa de “niños débiles” a la orilla del mar, por otro lado– y en último párrafo, se nos dice: Mlle. Dargère, después de apoyar su melancolía sobre la balaustrada, que fue como una despedida a la belleza, subió corriendo hasta el espejo de su cuarto. La cabeza del hombre en llamas se le apareció del otro lado; vista de tan cerca era una cabeza picada de viruela y tenía la misma emotividad de los flanes bien hechos.

¿No les parece increíble, estimados lectores? Pues a mí, sí, déjenme decirles. Creo que podría sobrevivir a esos menesteres, a los baños diarios en el agua triste, con el bañador colgando a los lados, el rostro del hombre en llamas apareciendo tras los endemoniados espejos de la casa y los abrazos cálidos de Mlle. Dargère en el atardecer brumoso.

Otro ejemplo de naturalidad, para que vayan entendiendo de lo que hablo: en “Los funámbulos” (también de Viaje Olvidado) se cuenta la historia de dos pequeños hermanos asiduos a las piruetas circenses. La madre, sorda como una tapia, se ve obligada a trabajar sin descanso: Era una admirable planchadora; los plegados de la camisa se abrían como grandes flores blancas en las canastas de ropa recién planchada, y planchaba sin mirar la ropa, mirando las bocas de sus hijos.

Lo que no puede leer en las expresiones de sus pequeños son los preparativos de su gran salto heroico y final: el que los lanza de la ventana del tercer piso sin red alguna, sin protección que valga.

¡Ay, Silvina, Silvina! Quién pudiera mudarse a uno de tus cuentos.

Y es que lo tienen todo. Y más, mucho más todavía.

Etiquetas de la nota
Escrito por
Más de Paulo Neo

Apología de la queja

Casi siempre la creación se nutre de la queja. Dalmiro Sáenz Quejarse...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.