LETO; “Esto no ocurrió”

Leto, esto no ocurrió - Apócrifa Art Magazine

¿De qué va tu Rock and Roll?

LETO (verano), es la novena película del director ruso: Kirill Serebrennikov; seguramente es la apuesta filmográfica más novedosa que aun prevalece en los circuitos de exhibición alternativos en México. (Como si hubiese sido concebida para estos espacios). Se presentó en la 66° Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional, concursó en la selección oficial de largometrajes en Cannes en el 2018 y se galardonó el mismo año en los Premios del Cine Europeo como Mejor diseño de producción. Suma a su leyenda, que la parte final del rodaje fue dirigida por el director desde su hogar, tras un arresto domiciliario por parte del gobierno de Putin.

Leto, esto no ocurrió - Apócrifa Art Magazine

La trama se ubica en los años 80´s en Leningrado, con el movimiento subterráneo del rock and roll de fondo. Nos adentramos a una atmósfera clandestina y contracultural por medio de sus protagonistas inspirados en figuras reales del underground soviético y el triángulo amoroso entre ellos: Viktor Tsoï y Mike Naumenko; a la ecuación se suma Natasha la enérgica mujer de Mike. La historia se desencadena tras el encuentro de ambos músicos, que se hallan en el espectro opuesto de sus carreras, Viktor como una emergente promesa que comienza a adentrarse en el movimiento, mientras que Mike es ya es una figura consagrada, cuya carrera comienza a eclipsarse.

Esto no ocurrió

Leto, esto no ocurrió - Apócrifa Art Magazine

Filmada en blanco y negro, esta cinta sui géneresis retrata una época, un movimiento, un discurso que impregnaba la contracultura ante un entorno políticamente rígido como el de la Unión Soviética. Sin embargo, la cinta posee un ritmo propio que por momentos estalla en una descarga eléctrica, a través de un agudeza visual que emplea una especie de ensamblaje de videoclips para dar rienda suelta a la divagación y fantasía mental de los personajes, ya sea en una playa, un autobús, una fábrica, un tranvía o un cuarto derruido, en el que después se nos informa que “Esto no ocurrió”. Este juego envuelve al espectador en una hilarante narrativa por más de dos horas, que se diluye y disfruta como un buen disco de Rock & Roll.

Leto, esto no ocurrió - Apócrifa Art Magazine

El otro cimiento de la cinta se encuentra en su fascinante soundtrack, que homenajea como si se tratara de un mural sonoro a David Bowie, Iggy Pop, Lou Reed, Los Sex Pistols, Led Zepellin y otras bandas que marcaron a una generación en Europa y América; y cuya huella era tan fuerte que lograba colarse por el muro de hierro de la URSS de aquellos años. Serebrennikov consigue construir una simbiosis estética y narrativa coherente con las propias licencias que genera desde la ficción, es así, como vemos en LETO el retrato de una generación que respondía a su época con desencanto y rebeldía, una cinta que emana la misma angustia, vitalidad y fascinación que poseen sus personajes al enfrentarse a una crisis existencial y artística.

Etiquetas de la nota
,
Más de Iván Landázuri

Yani Pecanins, un viaje en Zeppelin

El arte de hacer libros de artista Yani Pecanins es una de...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.