Industria del entretenimiento

Morbo

Uno de los recursos de los que la industria del entretenimiento hace uso puede ser el morbo, sin embargo las razones posiblemente no estén en el simple hecho de atraer a alguien a observar esa imagen violenta, sino en que el morbo yace como algo instintivo, una sensación que nos acompaña por querer saber algo que nos está vedado, algo prohibido, que sabemos que existe pero que no conocemos y por lo tanto nuestra imaginación lo moldea con fascinación.

El morbo nos puede provocar repulsión inmediata o ganas de seguir viendo algo por mucho que nos desagrade, sin embargo esa repulsión se ve precedida por un interés en verlo primero, aunque tengamos la imagen acústica de lo que vamos a presenciar, tenemos esa poca voluntad de resistir y observar. Por ejemplo, en cuanto alguien nos habla de alguna película con escenas sangrientas los detalles no están en la trama sino en lo gráfica que es la descripción sobre lo que ocurre.

Morbo - The Evil Dead

El cine del terror se alimenta del morbo para derivar en un género incómodo, repulsivo y bastante popular entre la audiencia: el gore. Claros ejemplos son Srpski film (2010), The human centiped (2011), The Evil Dead (1981) e incluso la casi comedia Piranha 3D (2010) donde la sangre abundante, cuerpos cercenados y vísceras al aire libre son elementos protagónicos. Podemos verlas porque son ideas que quizás tengamos sobre alguna situación y que queremos, que deseamos ver realizadas para liberar esa parte violenta que reside en la humanidad, una especie de catarsis al contemplar la representación de eventos que nos atraen por lo terribles que pueden ser en la realidad. Más vale contemplar un desmembramiento en el plano de lo ficticio, donde sabemos que todo está controlado y fingido, que en el plano de lo real.

Sin embargo este morbo en ocasiones se denota en géneros de otras disciplinas y los resultados más allá de resultar incómodos, pueden resultar atrayentes.

Morbo - Kick Ass

El éxito de una novela gráfica como Kick-Ass (todas las entregas) está en algo más que su historia, reside en todas las escenas donde observamos a una Hit Girl decapitar, aplastar con un martillo un cráneo o atravesar con un hacha el cuerpo entero de sus enemigos. Las imágenes son muy violentas, sin embargo marcan intensidad en la narrativa y le dan un carácter de poca mesura al personaje, es decir, sin esta violencia el personaje no podría ser quien es, le da realismo y nos da otra opción a los héroes convencionales que luchan contra los malos sin disfrutar los beneficios de la rivalidad, le resta un poco de esa aura donde el bueno tiene que ser bueno en todas sus acciones, casi ausente del placer con el sufrimiento de quienes ocasionan sufrimiento.

El morbo también es empleado por videojuegos de terror que presentan imágenes cada vez más atroces para algunos espectadores, tanto para provocar terror como para hacer que se quiera seguir con esa aventura donde el jugador es el protagonista de estas acciones, realizándolas o contemplándolas pero en otro nivel de inmersión.

El problema del morbo está en las limitantes que tiene, donde se convierte en algo meramente impresionista, repetitivo y que exige un nivel de incomodidad más grande una vez que se ha superado (o que el espectador se ha acostumbrado). Cuando alguien se acostumbre a ver decapitaciones posiblemente busque imágenes más complejas, más rebuscadas, recurriendo a una inventiva que dará nuevas posibilidades.

El morbo será usado siempre como un componente para atraer nuestra atención como espectadores, el nivel de producción o qué tanto se involucre con una mirada artística, que brinde elementos estéticos variarán indudablemente, pero la intención de recurrir a instintos básicos son el mayor motivante para que se incluya, le observemos y nos fascinemos por muy desagradable que sea.

Más de David L. Espinosa

La función de las humanidades y las artes

Parte I La escritura, las artes plásticas, el cine y demás manifestaciones...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.