El arte en escaparate

“El espacio no tiene sentido sin luz.
Un edificio habla a través del silencio de la percepción orquestada por la luz”

Steven Holl

La cotidianidad de todos los días es algo de lo que prácticamente nadie se puede librar. Todos las mañanas y las noches, millones de personas se trasladan a sus trabajos y de regreso a sus hogares, casi de manera automática y tratando de no pensar en el trayecto, o al menos así lo hago yo. Esperando que termine el día laboral para que por fin la vida pueda comenzar. Pero tenemos un problema a los que nos interesa el arte, el diseño; la mayoría de los museos y galerías cierran justo a la hora en que la vida de nosotros, la raza godinezca, aún no comienza. La solución, entonces, siempre he imaginado que está en esos momentos de traslado y un ejemplo es este proyecto ubicado en la ciudad de Nueva York.

Storefront for Art and Architecture

“Storefront for Art and Architecture” es una organización sin fines de lucro comprometida con el avance innovador en arquitectura, arte y diseño. El programa de exposiciones, charlas artísticas, proyecciones de películas, conferencias y publicaciones tiene como objetivo generar diálogo y colaboración a través de límites geográficos, ideológicos y disciplinarios. Como foro público para voces emergentes, “Storefront” explora cuestiones vitales en el arte y la arquitectura con la intención de aumentar la conciencia e interés por el diseño contemporáneo.

En 1992, Steven Holl y el artista Vito Acconci fueron comisionados como un equipo de colaboración para renovar la fachada envejecida de “Storefront” que está situado en la esquina de una cuadra que marca la intersección de tres barrios distintos: Chinatown, Little Italy y SOHO dentro de la gran manzana. La galería en sí es un espacio limitado y estrecho con un interior triangular de exposición con apenas 90m2, de modo que la estructura más dominante para el escaparate de arte y arquitectura es la larga fachada del edificio.

Storefront for Art and ArchitectureBuscando introducir la improbabilidad y perforar la fachada, Acconci y Holl desafiaron este límite simbólico que subraya la exclusividad del mundo del arte, donde sólo pertenecen los que están en el interior, abriendo la galería a cualquier transeúnte que se tope con esta misma.

Storefront for Art and Architecture

Utilizando un material híbrido compuesto de hormigón mezclado con fibras recicladas, Holl y Acconci insertaron una serie de paneles articulados dispuestos en una configuración similar a un rompecabezas. Cuando los paneles están bloqueados en su posición abierta, la fachada se disuelve y el espacio interior de la galería se expande hacia la acera. Si la función de una fachada normal es crear una división que separe el interior del espacio exterior, esta fachada se convierte en un desafío al momento de poder imaginar la infinidad de posibilidades.

Etiquetas de la nota
,
Más de Joshua D Ruelas

Horizonte Vertical

“Ver es olvidar el nombre de las cosas que uno ve.” Paul...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.