Body/Head

I’m leaving everything behind
Except my mind and my valentine if I got time
Gonna go to some redneck town where
They hold class in the middle of the night
If my school had burned to the ground
I would’ve gotten smarter sooner
And you know that’s right…

Redneck School Of Technology / The Flaming Lips.

Otra vez la búsqueda interminable de la música: escuché nuevas propuestas, unas se quedan, otras se van, y al final ningún sonido logró cubrir las expectativas de estas líneas y animar la curiosidad auditiva de cada uno de nosotros. Los días seguían pasando, pero hoy 13 de julio, una guitarra decide súbitamente que detenga mi andar y ponga en pausa (por casi ocho minutos), el mundo que me rodea.

Intento ser lo más objetivo posible respecto a lo que acabo de escuchar y trato de comprender por qué hay sueños frustrados que regresan como Body/Head, a quienes esperaba ver el 20 de septiembre del año pasado en la sexta edición del festival Aural en la Ciudad de México, sin embargo, dicha presentación fue cancelada debido al sismo que nos sorprendió un día antes, una experiencia que como todos, recordaré como una inmensa marea de sentimientos.

Body/Head - The Switch

Y después de esta confesión, hablaré de “The Switch” (Matador Records), el segundo álbum de este híbrido Avant Gardé conformado por Kim Gordon (Sonic Youth y Free Kitten) y Bill Nace (Vampire Belt), quien además ha colaborado con una extraordinaria variedad de músicos entre los que destacan: Mats Gustafsson, Thurston Moore y Jim Jarmusch.

Es así como Body/Head nos lleva a través de 45 minutos (cinco piezas) por una disolución de melodías que bien podrían compararse con las producidas de los años hippies, cuando el acid-trip se aferraba a la desintegración puntual de la experimentación libre, característica que recae en “The Switch” al ser concebido en sesiones en vivo donde los amplificadores juegan de manera primordial, creando un sonido atrevidamente sucio y de texturas sinestésicas que se ubican en “tu” momento y espacio psicotrópico.

Sin ser un proyecto estable, Body/Head nos muestra que los sonidos desquiciados desenvuelven una gran sensibilidad de la que podría desarrollarse una banda sonora y desfragmentarse al grado de revelar una tierna melodía e irónicamente transformar la dimensión, situación que puede ser mejor comprendida en palabras de Gordon, quien ha catalogado este proyecto como “not happy music”, es decir, como una expresiva y profunda calidad meditativa.

Déjate llevar por las revelaciones de esta epifanía y desenreda estos cinco nudos de costuras hermosas y fugaces que, a ritmo del silencio, te trasladan lenta y escalofriantemente a esas palpitaciones vacilantes que terminarán en una perturbación espiritual voluntaria; encuentra el momento, despéjalo, prepara la mente para el desafiante minimalismo que estás a punto de escuchar y deja que la torturadora voz de Gordon sea la guía de los laberintos oscuros y esparcidos logrados en compañía de Nice.

Y es por estos sonidos que un improvisado drama se convierte en un simulacro para enfrentar futuros derrumbes morales y convertirlos en bandera de las confrontaciones vivenciales que mucha falta nos hace…

Etiquetas de la nota
, ,
Escrito por
Más de Si No

The Soft Moon

Ayer recibí un regalo digital que encontró cabida en mis más recientes...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.