Sociedad Experimental del Caos

Sociedad experimental del caos - Apócrifa Art Magazine
Img – Valery Hache (AFP)

¿O te crees que la revolución la van a hacer los cagatintas y los tenderos?
Roberto Arlt

Insiste la realidad en discurrir de esta manera. Como una carretera que se interna en el río crecido. O como un cuerpo cayendo desde un edificio mientras uno muerde una empanada sin sabor. O como un mendigo que pide prestados cien dólares con la promesa de devolverlos al día siguiente. O como un niño, aterido de frío, observa por las ventanas del nuevo Starbucks.

Y tú insistes, pésimo editor, en seguir creyendo que esta columna es un ligero juego de palabras, un ejercicio inútil de eufemismos y perífrasis, un espectáculo gratuito cada vez más decadente, más prosaico y más anodino.

Y luego están los otros, los que parecen comprender, pero que casualmente, se encuentran desperdigados por el mundo. Tan desperdigados que apenas podemos pensar que arrastran una supervivencia igual de penosa que la nuestra. Y cuyas remotas pruebas de existencia recibimos como los creyentes reciben un milagro. O los militantes un apretón de manos de su político más querido.

A partir de ahora, insomnes del caos, ansiosos de última hora, dejaremos de lado toda figuración. Nos centraremos en lo importante, en lo único que puede considerarse como verdadero. Para ello, construiremos la gran muralla china de la hipérbole, sustituiremos cada personaje nuestro por el que lleva el nombre del vecino, desasiremos cada diálogo y cada descripción para formar un caos compacto, una oscurantista claridad que no deje más opción que gritar de espanto en las salas vacías de los hospitales, en los cuartos oscuros donde se fragua el poder, en los salones de antaño donde se cuecen los negociados que se transforman en más Starbucks, en más mendigos y en más cuerpos cayendo por los edificios y en más ríos crecidos donde terminan vehículos como el de la foto.

Así que ya no insistas, cobarde burócrata, desprestigiado cagatintas, nuestra benemérita e indisoluble Sociedad Experimental del Caos, es un hecho. Acéptalo o muere, miserable.

Etiquetas de la nota
Escrito por
Más de Paulo Neo

Un enredo dialéctico



Uno no se conoce hasta observar el comportamiento que los otros tienen...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.