Colectividad, silencio, sonoridad y circuitos

Sociacusia

Las nuevas tecnologías no sólo han procreado información y códigos binarios, se trata también del intercambio cultural y mediático que las ideas del hombre han generado con ellas, un caso: el cuestionamiento del sonido como memoria documental.
Referirnos a arte sonoro en nuestros días tiene un absoluto infinito ya que cada día surgen movimientos alrededor de ésta y a la vez otro tanto de experimentaciones por un número indefinido de artistas, el acercamiento a la nuevas tecnologías y la inmediatez con la que surge la información respecto al tema han permitido que este tipo de arte se propague por el mundo como una especie de epidemia silente, megabytes mediante un cable… sshhh!

Tras algunos años de investigación y propuestas, Yair López, optó por enjuiciar al sonido mediante la intervención del sentido auditivo, factor mediador del fenómeno experimental, con un fin único, lograr la gestación de un proyecto diverso. Escuchar para reunir y con ello conservar para compartir, es tan sólo un método con el que esta nave de sonido captura distintas entidades sonoras que se gestan en la abstracción sólo para convertirse en un arte, en piezas que para el bien de algunos han obtenido un espacio dentro de la extensa gama experimental, algo de esto es Sociacusia.

Sociacusia

Ya aunado a este proyecto, Javier Audirac, fortaleció el proyecto para constituirlo no sólo como la búsqueda de la experimentación sonora y electroacústica, sino como la madre gestora de una variada clase de programas, es decir, la experimentación sonora, independiente de cualquier clasificación, no sólo quedo en manos de sus creadores sino que se convirtió en un espacio para el desarrollo de muchos más. Con talleres, conciertos, charlas y colaboraciones, Sociacusia ha creado un distintivo grupo bajo la participación colectiva. Anclar el sonido con distintas herramientas, medios poco convencionales, la recreación con diversos grupos sociales, entre otros, han formulado una estructura de experimentación que ya comienza a mostrar resultados.

López y Audirac se inspiran en el Laboratorio Sensorial, instalaciones que han abierto las puertas a dicho proyecto con el objetivo de otorgar un espacio que cumpla con los requerimientos adecuados para soportar, sino es que todas, por lo menos la mayoría de las actividades que éste desarrolla. Algunos circuitos eléctricos, conciertos a poca luz, niños sonrisas, han sido tan sólo unos de los tantos que han procreado a lo largo de tres años.

Sociacusia

En Sociacusia el sonido es el arma fundamental, el cuerpo en el que se dispersa la monotonía de la abstracción y frecuenta infinitas constelaciones que permiten al escucha a concebir de otra manera el gusto por el sonido. Generar, el lema es generar. Sin precisar una teorización estos señores como cerebro del proyecto, ya que también hay otros nombres involucrados en él, fungen la conceptualización de los aspectos primordiales y como alas instantáneas es la muestra que entregan semanalmente mediante su propio programa de radio, Sociacusia ciclo.