Oh, yeah.
Bloody hell.
I’m sweating in here.
Roasting.
Boiling.
Baking.
Sweltering.
It’s like a sauna.
Furnace.
Gal (Ray Winstone) – Sexy Beast

 

Años atrás, Palm Springs cambió de ser un paisaje desértico y famoso por sus aguas termales a el placentero lugar de fin de semana, en especial si se vivía en Hollywood y se tenía el dinero para jugar al golf o mejor aún, para construirse una casa ahí.

Casi 50 años después, al escuchar Palm Springs, inevitablemente sigue llegando a mi mente esa radiante imagen del santuario del hedonismo bañado por el sol, cocteles, piscinas, fiestas y estrellas como Frank Sinatra descendiendo de impecables autos clásicos.

Pero Tom Blachford, fotógrafo australiano, vino a poner en entre dicho ese cliché desvelando el lado oscuro del oasis que yace bajo la cadena montañosa de Santa Rosa.

Midnight Modern, Tom BlachfordEra el año de 2013 cuando Blachford junto a su pareja aterrizaron en California, el tercer y último destino antes de regresar al continente rojo; previamente habían vacacionado unos días en Cuba y México. Sin sospecharlo todavía, este sería el primero de 3 viajes al valle del Desierto del Colorado.

En su estadía no sólo los acompañó el radiante sol, era de esperarse, pero la noche no se quedó atrás y una luna llena se ofreció de reflector a la sigilosa aventura fotográfica de Tom.

Cámara en mano y en complicidad de la noche recorrió las silenciosas calles deteniéndose ante las inmóviles residencias de arquitectura moderna.

Midnight Modern, Tom BlachfordEl resultado es Midnight Modern, un ensayo fotográfico de características cinematográficas que de primera impresión resulta engañoso a la vista, es tal el lapso de exposición de cada toma, que se puede dudar si estamos presenciando escenas de noche o de día.

Cada imagen es una viñeta nostálgica perfectamente compuesta, donde contrasta la simplicidad gráfica de las residencias en coexistencia con las montañas rojas y el cielo azul.

El trabajo de Blachford se inspira en la reconocida fotografía documental y de arquitectura de Julius Shulman y Slim Aarons, pero éste le imprime un aura enigmática propia, en Midnight Modern, Tom plantea un escenario (tal vez de manera inconsciente) donde comprime el tiempo de manera surreal, empleando el bulbo un promedio de 30 segundos añade una nueva dimensión, condensa a la par más de 40 años de historia logrando una fotografía vintage.

3 años después de la primer visita a este paraíso al este de Los Angeles, Midnight Modern se presentó de manera pública en una exposición dentro de una de las mansiones, reviviendo sus glamorosos días de mediados de siglo.

La documentación de la “realidad” de Midnight Modern puede ser adquirida aquí en formato de libro, editado por Powerhouse Books a un precio de $65 dólares.

Total
16
Shares

Subscríbete

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*