La función de las humanidades y las artes

Rafael, La escuela de Atenas, 1512.
Rafael, La escuela de Atenas, 1512.

Parte III

Por qué las listas de popularidad están repletas de reguetón, música pop y videos como La rosa de Guadalupe o el reallity en turno cuando existe un abanico de oportunidades al que tenemos acceso libre gracias a internet. Leer artículos en una revista literaria, escuchar a Schubert en Spotify o ver algún documental en Youtube es algo que sin problemas podríamos hacer pero la gente por alguna razón no lo hace ¿tendrá que ver con nuestra estupidez humana?

A primera vista podría parecer que sí, que somos nosotros los que decidimos tener a Maluma en las listas de popularidad pero cuando uno reflexiona un poco más, cuando uno piensa sobre la situación de las personas que tienen acceso a internet la respuesta se vuelve un poco distinta. Sí, en efecto, las personas mismas son las que deciden dar click a algún video del joven colombiano y nadie las obliga, sin embargo, detrás de ese click están varios factores; el primero será el trabajo de mercadotecnia, todo un equipo que le apuesta al producto que representa el intérprete. El segundo factor es el público que accede a esas plataformas, una mayoría joven que está en búsqueda de referentes para la conformación de su identidad y en un mundo de popularidad buscarán esos elementos. La tercera razón radica en el tipo de vida que tienen las personas donde el tiempo invertido en trabajo con salario mínimo provoca un efecto de querer distraer la mente en cosas poco complejas. El cuarto elemento está en la misma formación de la población quienes si pertenecen a una mayoría popular la educación académica es básica. Una persona que desconoce a Bergman difícilmente buscará ver algún filme del director sueco si no está relacionado con el cine de autor, si alguien de su círculo social no le habla del tema o si no tiene la curiosidad para buscar si existe otro tipo de cine que al que se ha acostumbrado.

Entonces, ¿dónde entramos la gente de artes y humanidades?

Nuestra función está en crear un mundo mejor. Crear en el sentido concreto del fabricante, del artista que se dedica a producir obras que se aproximen al público de muchas maneras, proponiendo nuevas formas de entretenimiento porque el ser humano por naturaleza buscará esas manifestaciones. Es necesario soltar la investidura de intelectual inalcanzable para abrirse a un dialogo social creando obras que involucren el intelecto pero también al espectador que usualmente está abierto a propuestas artísticas.

Pero no sólo la creación, sino también en el análisis y mejoramiento de la sociedad. Gente de historia, sociología, antropología, lingüística, filosofía, literatura y demás conformamos un acervo de investigación sobre el mundo que nos rodea porque hasta los relatos fantásticos como Peter Pan dan cuenta de una forma de pensamiento y de vida reflejada en determinado periodo de la historia humana. Nuestro deber y función radical está en el bienestar de los humanos, bienestar emocional y mental, expandiendo formas de pensamiento, abriendo posibilidades para hacer válidos los derechos de personas que, por ejemplo, hablen otras lenguas respetándoles y abriendo espacios para una mejor forma de vida procurando una buena convivencia entre la sociedad. Nuestro trabajo está en entender la realidad y cómo es que hemos llegado a ella buscando que todas las personas, sin distinción de ningún tipo, podamos tener una vida digna socialmente.

No vamos a mejorar las canciones de Maluma pero quizás sí entender por qué la gente le escucha y, en caso de que eso sea síntoma negativo de algún problema social como educación y economía, cambiarlo para el bien común, cambiar la situación de las personas que lo escuchan, mejorar la sociedad desde nuestro libros, escritorios, máquinas de escribir, brochas o lo que sea que usemos porque una realidad es que sin nosotros el mundo sería peor y un sinsentido ridículo de desigualdades sociales y errores que se repetirían una y otra vez, somos el soporte de una sociedad en progreso de la humanización.

Etiquetas de la nota
,
Más de David L. Espinosa

La función de las humanidades y las artes

Parte II El problema posiblemente sea que nos están ganando el terreno...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.