Sundays, Tanukichan

Despertarse el domingo, con los rayos del sol filtrándose por cualquier hueco posible entre las cortinas, quemando los párpados… literalmente abrasando el sueño.

Siempre he creído que cada día debería tener su propio playlist, en especial los domingos, cuando necesitas inclinar la balanza, algo que te apoye con esa renuencia a levantarte.

Mi visión aún era borrosa este domingo, cuando alcancé la laptop postrada sobre el buró, estoy suscrito a más newsletters de los que me es posible leer, y aunque ignoro conscientemente la mayoría de ellos, siempre tengo una predisposición especial para rescatar de la cifra de los “no leídos” a los que tratan sobre música.

El news elegido trae consigo 12 recomendaciones de nuevos lanzamientos, las primeras 3, recomendaciones especiales de los editores, abro una a una sin leer más allá del nombre de la banda o del álbum, doy play, después de unos 20 segundos, adelanto, segundo track, repito la acción, abandono, siguiente disco, mecánicamente repito el proceso y desecho el segundo y tercer disco… pero el cuarto en la lista me atrapa.

Una apertura borrosa similar a mi despertar y de pronto una dulce voz que contrasta con esa maraña de calmos sintetizadores, entonces cedo, dejo caer de nuevo mi humanidad sobre la cama, dejo el disco avanzar, su sonoridad prolonga mi letargo.

La mayor parte de mis domingos son así, con esa esencia de holganza, pero éste en especial, posee una melancolía dada por la música, por la tenue voz de Hannah van Loon cobijada por Tanukichan, su nombre de batalla para Sundays, su primer álbum como solista, aunque decir solista es meramente una formalidad, pues en realidad se trata de un trabajo colaborativo con el cantante y productor Chaz Bear (Toro y Moi).

Sundays es un álbum tan inmersivo como un sueño de riffs retorcidos pero controlados, de un anhelo liminal que le confiere un carácter distinto a este material de dream pop.

Desde Lazy Love hasta This Time, el álbum permanece en una zona segura, no hay grandes curvas aquí, casi todos los elementos permanecen, las estructuras sencillas, las percusiones de bajo pulso y los susurros de múltiples pistas.

Tal vez no se trate de un álbum memorable, o tal vez termine por ser uno de los mejores discos indie pop de 2018, las distorsiones con brillos de belleza logradas en Sundays y sus delicados arreglos le confieren a este material la cualidad de transportarnos en una atmósfera onírica a un placentero sueño en el que compartimos la mesa con los mejores representantes del Shoegaze.

Etiquetas de la nota
,
Escrito por
Más de Eduardo Mejorana

Tsai Wei Cheng

Filosofía oriental simple y divertida El lenguaje de los artistas es la...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.