¿Qué harás cuando Dios muera?

Retrato de una generación desencantada.

¿Qué harás cuando Dios muera? Se trata de la ópera prima del director mexicano Hugo Villaseñor, en la que aborda y explora hasta sus últimas consecuencias las narrativas que configuran el sentir de una generación de adultos jóvenes, cuyas condiciones generacionales ante los modelos económicos, políticos y sociales los orillan a renunciar a la búsqueda de sus propias convicciones e ideas y en su lugar, abocarse a la supervivencia hedonista.

¿qué harás cuando Dios muera?

La historia que se nos narra tiene como centro a Ximena y el Güero, quienes forman una pareja que viven juntos desde hace tiempo y que por un hastío espiritual y emocional deciden grabar una película porno, esto, además de que podrán ganar algo de dinero extra y según ellos obtendrán nuevas experiencias que alimenten su relación y que los aleje de la aburrida cotidianidad de sus vidas sin sentido ni propósito.

El planteamiento que nos ofrece Villaseñor trascurre bajo una serie de experimentaciones visuales que embonan con el tono nihilista y cínico de la historia. Desde la rotoscopia y la voz en off en ciertas tomas, hasta dibujos animados y fotografías yuxtapuestas. La suma de estos componentes va más allá de un recurso improvisado, y busca dialogar con el espectador al mismo tiempo que refuerza el sentimiento distendido y liviano de como los personajes encaran sus frustraciones y perdidas.

¿qué harás cuando Dios muera?

En la cinta, los personajes son retratados en su codependencia emocional, sexual y financiera, sin caer en los estereotipos baratos, la representación de los protagonistas sirven de referencia para hablar de los grandes dilemas, miedos e insatisfacciones de quienes generacionalmente están destinados a un estancamiento o falta de oportunidades no solo laborales, sino de crecimiento social. La relación entre el güero y Ximena salta en la cinta de polos opuestos entre sí. Desde el idílico enamoramiento que los lleva a experimentar nuevas etapas, hasta el desencanto de entender que es insostenible su relación pese a la terquedad de ambos por permanecer inmutables.

¿qué harás cuando Dios muera?

Al igual que la abstracción de Dios, en la cinta también se borra las nociones de afecto y amor, y en su lugar aparece una crítica al desencanto juvenil, al derrumbe de las narrativas de progreso social que no tienen cabida en un contexto actual donde la crisis es la única constante en el panorama inmediato.

La cinta de Villaseñor, puede caer por momentos en lecturas banales e incluso rozar en lo grotesco, sin embargo, las piezas que acomoda el director dan cuenta de un mensaje profundo en el que al igual que un relato sucio, lo peor de nosotros sale a flote cuando las circunstancias y el desamor nos golpean directo a la cara.

Etiquetas de la nota
Más de Iván Landázuri

Keisuke Kinoshita: El cine nipón de transición

Qué hace que un autor se conserve en la memoria colectiva?, ¿Qué...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.