Grabando el ligero rasgo de la eternidad

Emmanuel Tanús - Apócrifa art magazine

Las líneas se desgajan entre parpadeos blancos y negros, bajan, suben, buscan el compás perfecto de la figura; la obra de Emmanuel Tanús, muestra magnificas escenas en lo sinuoso de los relieves; imagen aparece dejando pequeñas estelas a su paso; el retrato, el objeto adquieren otra configuración detrás del tinte eclipse, después la luz le provee una cualidad mágica, que nos relata un pasaje gráfico con alternancias en la antigüedad, toda historia se revive en el trazo sagaz, que recorta los limites, pero nunca los de nuestra imaginación.

Emmanuel Tanús - Apócrifa art magazine

¿Cuál fue tu primera inquietud y contacto con el arte?
Los primeros recuerdos que tengo son de los 5 años de edad, dibujando sobre papel de estraza con el que un tío envolvía las tortas que vendía; me escapaba a su negocio y le robaba bastantes pedacitos de papel y con su lapicero bic plasmaba mis ideas. De ahí en adelante recuerdo una niñez llena de dibujos.

En mi familia no hay nadie dedicado al arte, mi hermano y yo por alguna extraña razón fuimos la excepción, rodeados siempre de oficios como la panadería o el comercio, pero no había nadie que me dijera que se podía vivir para dibujar, para grabar… Tan aislado estaba de ese mundo, tan poco sabía del tema que una de mis primeras influencias fue en la secundaria al ver como un rotulista pintaba letras en el nuevo negocio que emprendía mi mamá; verlo combinar sus pinturas, treparse a la escalera para trazar y rellenar con color esas letras me voló la cabeza.

En ese momento no sabía que existía el diseño gráfico, así que pensé en ser rotulista. En la preparatoria tomé la optativa de “dibujo técnico» pues era lo más cercano a pintar, ahí obtuve un poco más de información y decidí estudiar diseño gráfico. Ya en la carrera se aclaró mucho el panorama, influenciado por el pensamiento de queridas maestras como Marna Bunnell quien me dio una lección de vida: «Todos sabemos dibujar». No fue hasta unos cuatro años después de graduarme, cuando conocí el grabado, gracias a una exposición de las estampas del grandioso Rembrandt, verlas fue alucinante, investigué y a partir de ahí empecé a asistir con el Maestro Rober Rodríguez al Museo Taller Erasto Cortés, para conocer las diferentes técnicas de grabado; eso fue recién en 2016, así que me considero un grabador nuevo, en desarrollo. Desde que conocí el grabado no lo he dejado ni un momento, me da paz, me hace feliz y quiero morir grabando.

Emmanuel Tanús - Apócrifa art magazine

¿Cuáles han sido los mayores obstáculos a los que te has enfrentado, para obtener un estilo propio?
Creo que el estilo es una búsqueda constante – quizá nunca termina – cada que te enfrentas al lienzo en blanco o la plancha de grabado hay diferentes retos, yo no los llamaría obstáculos, sino retos. El único verdadero obstáculo es dejar el celular o pararse de la cama y ponerse a crear.

¿Cuáles son los temas que aparecen en tus obras? ¿De qué tratan?
Generalmente trabajo en colecciones sobre temas que me interesan, no necesariamente trabajo en una colección hasta terminarla, sino más bien brinco de una a otra, por ejemplo, me gusta mucho plasmar a la gente que trabaja duro, los oficios, de esta colección tengo más de 30 estampas, pero mi lista es aún más larga, por lo cual quedan varios pendientes de realizar.

También estoy trabajando en una colección basada en libros que me gustan, actualmente tengo 14 estampas de este tema. Las tradiciones son otro tema que me gusta. Los retratos también me interesan mucho y he hecho bastantes.

Emmanuel Tanús - Apócrifa art magazine

¿Puedes contarnos más acerca de tu técnica?
Al día de hoy he hecho un poco de litografía o mezzotinta, pero sobre todo lo que más he trabajado es grabado en linóleo, xilografía, aguatinta y aguafuerte. Sin embargo, más allá de la técnica siempre estoy en buscando nuevos retos, creo que quedarse en estado de confort es lo peor. Ahora estoy muy emocionado haciendo grabado en relieve con el método Picasso, de reducción o también conocido como placa perdida. Es una técnica compleja y que me ocupa mucha concentración, pero me satisface mucho trabajarla, así que lo fácil sería no meterse en complicaciones, pero complicarse la vida es más emocionante.

Lo que creo es que falta tiempo o quizá, aprovecharlo mejor pues tengo bastantes listas de pendientes en las que considero pintar más o practicar más las técnicas que casi no practicado y por supuesto aprender nuevos métodos. El conocimiento es infinito.

¿Qué momento del día es idóneo para ti como creador y por qué?
La noche, llego a un estado de concentración en el cual me pierdo por varias horas.
¿Qué es lo primero que suelen notar las personas o el público virtual al apreciar tu arte?
Eso no lo sé, habría que preguntarles a ellos, espero que noten pasión y mucho trabajo…

¿Cuáles son tus influencias artísticas?
Son demasiadas, por mencionar algunos diré que Manuel Manilla, Leopoldo Méndez, Adolfo Mexiac, Joaquín Sorolla, Gustavo Doré, Isidro Ferrer, Picasso, Elizabeth Cattlet, Sergio Arau, Michel Bouvet, Pablo Amargo, Alejandro Magallanes y muchos más…

¿Qué recomendaciones le darías a una persona que se inicia en el arte plástico?
Que pierda el miedo a equivocarse, que experimente mucho, que estudie, produzca todo el tiempo y sea muy necio.

Emmanuel Tanús - Apócrifa art magazineEMMANUEL TANÚS. Diseñador gráfico egresado de la BUAP, artista plástico enfocado a las técnicas tradicionales de grabado y guitarrista en Té de Brujas. Nacido a principios de 1988 en el pequeño pueblo de Libres, Puebla. Ha tenido muestras individuales de su trabajo en Oaxaca, Puebla, Tecamachalco, Guadalajara y Las Vegas y exposiciones colectivas en países como Italia, Francia, España, Japón, Ecuador, Dinamarca, Alemania, Polonia, entre otros. Dos veces merecedor de la medalla de oro en la categoría cartel social otorgada por la Bienal Internacional de Cartel en México. (2016 y 2018). Mención honorífica en la Bienal de Cartel de Ecuador 2016. Tercer lugar en La Bienal de Oaxaca (IAGO) 2021. Primer lugar en Post it awards, Moscú 2013. Entre otros premios nacionales e internacionales. Beneficiado por la Secretaría de Cultura con el programa Jóvenes creadores FONCA 2022. Una de sus motivaciones ha sido enseñar las técnicas de grabado, lo que lo ha llevado a impartir talleres para niños y jóvenes en ciudades como Guadalajara, Puebla, Tecamachalco, etc. Ha girado tocando rocanroles con Té de Brujas por ciudades como Zacatecas, Durango, Colima, Guadalajara, Nueva York, Filadelfia, Oakland, Las Vegas, entre muchas otras.
Actualmente grabando placas de linóleo y grabando música con su banda.

Etiquetas de la nota
Más de Alma A. C. Carbajal Guzmán

Interioridad descubierta, en suspiros, en el rostro de una mujer

La obra de Angelina Paz (Buenos Aires, Argentina, 1985) es todo un...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.