Estacionamientos imaginarios

“Una ciudad: piedra, cemento, asfalto. Desconocidos, monumentos, instituciones. Megalópolis. Ciudades tentaculares. Arterias. Muchedumbres”, escribe Georges Perec en Especies de espacios.

De forma análoga, la Ciudad de México expande, con desorbitante ambición, sin orden ni concierto, y con la ambigüedad y opacidad propia de los tejemanejes en dirección de obras, sus tentáculos de asfalto. La construcción avasalladora de grandes edificios encoge al transeúnte, lo miniaturiza.

El paseante ni siquiera se detiene para meditar la razón de ser de tantas edificaciones emergentes: en ellas subyace un sentido de no-pertenencia y de exclusión sistemática. El régimen visual se reconfigura y des/figura a partir de estos inquebrantables titanes cuyos vidrios espejean las esperanzas del tercer mundo. Una arquitectura incomprensible, apabullante, determinada únicamente por el deseo capitalista.

Diego Pérez, estacionamientos imaginarios, escultura

Al ver la escultura Sin título (Estacionamiento) de Diego Pérez, el espectador puede leer la sintaxis urbana: abigarrada, acumulativa, desordenada, apretujada, caótica, como si solo la enumeración pudiera hacerle una vaga justicia literaria a nuestra urbe. El estacionamiento ha perdido su función principal.

El artista parte de una base de madera y terrazo con llantas y la recubre de carros de juguete. El estacionamiento como un aglutinante de máquinas en tensión que al más ligero movimiento podría venirse abajo. La fragilidad del andamiaje cobra mayor sentido a la luz del sismo del 19 de septiembre del 2017.

Un estacionamiento de carros que, apretujados, no pueden desplazarse. Somos tantos, demasiados, y cada vez hay más carros y más edificios. Tan solo al cierre del 2016, El Financiero reportaba la venta de más de un millón y medio de automóviles en la Ciudad de México.

Diego Pérez, estacionamientos imaginarios, escultura

Siguiendo la línea de Bachelard, la miniatura suscita problemas inherentes a la filosofía de la imaginación. El Estacionamiento de Pérez es una maqueta imaginaria que apuntan a otras posibilidades de realidad de nuestra experiencia citadina.

La imaginación, recordemos, no opera desde un marco moral: podemos imaginar lo peor o el mejor de los escenarios si dejamos que su flujo siga su libre cauce. Estructura inestable, el prototipo imaginario nos remite al coágulo de residuos de la modernidad que Koolhaas denominó junkspace.

¿Estamos ante una escultura o una instalación? En todo caso, ¿importa responderlo? Formado como escultor, Pérez explora los intersticios de la escultura desde sus posibilidades como arte participativo y azaroso; la activación del Estacionamiento en Galería Alterna —como un acto asociado a la facultad imaginativa—, involucró a un grupo de niños, quienes se sentaron en el piso para reacomodar los juguetes de miniatura.

El Estacionamiento se integra, pues, a una tradición de escultura movible, manipulable, como los experimentos de Gyula Kosice en Argentina.

Recientemente, en el marco de la exposición Fantasma semiótica (s) Cituacionista en el Museo de Arte Carrillo Gil, Diego Pérez exhibió una escultura que, considerada en relación a su Estacionamiento, funge como una construcción expandida; apéndice de material industrial elaborado a gran escala; pista de carreras quimérica que alegoriza los rastros de una urbanística fallida.

Microestructura que refleja la macroestructura rígida e inflexible que habitamos, puede ser leída a la par de las reflexiones del teórico holandés Nikolas Habraken, quien analizó la «relación natural» entre el hombre y su entorno.

Así, el artista es ahora un urbanista espurio que erige maquetas imaginarias que trazan la imposibilidad de tránsito y reorganizan el caos, haciéndonos repensar de manera crítica la contradictoria experiencia de habitar la capital mexicana.

Etiquetas de la nota
, ,
Escrito por
Más de Juan Pablo Ramos

Arte, performance y McDonald’s

En Chetumal, la ciudad donde crecí, no había McDonald’s. Cuando mi familia...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.