Un episodio extraño y desconcertante que trasciende la realidad para convertirse en una expresión artística. Hay dos lados en cada moneda y un accidente no es una excepción.

El director asiático Jheng Sin Chang utiliza el punto de vista subjetivo como un “objeto” importante en la película, y trata de duplicar el punto de vista del personaje principal en el lado opuesto con el fin de hacer un segundo punto de vista subjetivo, sin embargo, no se trata de un reflejo.

El gran uso del color y el alto contraste entre luces y sombras en Double Accident acentúan esta atmósfera que tensa y mezcla en confuso juego a la percepción.