A la distancia uno se puede engañar, antiguas fotografías en blanco y negro, tal vez, pero al aproximarse a la obra de Nik Christensen, comienza una vibrante dinámica visual, un test de Rorschach, y de repente, un efecto deslumbrante que da paso a un imaginario caleidoscópico de formas geométricas y abstractas en coexistencia con figuras realistas.

Apocrifa Art Magazine, Nik ChristensenAsimilado el aturdimiento, se desvelan los matices de una obra monocromática, la variación de tonos atrapa al espectador entre sombras intrigantes, un vaivén entre la delicadeza de los grises hasta la profundidad del negro puro. La dicotomía de formas geométricas y manchas indefinidas crea la percepción de un universo paralelo, otra dimensión: la figurativa.

Las escenas que representa Christensen son equilibradas, llenas de ritmo y de posibilidades infinitas. No sorprende la apropiación de la técnica de Sumi-e, desarrollada en China durante la dinastía Tang (618-907) más tarde adoptada por la escuela japonesa (la acuarela solía ser la técnica utilizada en su obra temprana), la antigua técnica oriental es quizás la técnica idónea para la creación de sus mundos ficticios espectrales.

Apocrifa Art Magazine, Nik Christensen Apocrifa Art Magazine, Nik ChristensenCada pixel, o fragmento revestido, por el cual se compone la totalidad de la imagen, adquieren un significado diferente al reconstruirse por la mirada del espectador. Es exactamente la versatilidad de esta reconstrucción la que permite la existencia de infinitas posibilidades y realidades, dando un valor semiótico a sus obras.

Apocrifa Art Magazine, Nik ChristensenTodas las obras de Christensen comparten una estética distinta donde la tinta y la acuarela predominantemente en blanco y negro, concretizan escenas de historias que encuentran su inspiración en la literatura.

<< Relacionado: Online Magazine - Blanco y Negro >>

Apocrifa Art Magazine, Nik ChristensenNik Christensen nació en Kent, al sureste de Londres, se graduó en el año 2000 en la Academia Rietveld. Ha realizado exposiciones en los principales museos holandeses como el museo Teylers de Haarlem y el museo Stedelijk de Schiedam, el Paviljoens Almere, así como gran cantidad de galerías internacionales.

Su obra forma parte de importantes colecciones privadas y corporativas, incluyendo las del museo Gemeente de La Haya, el museo Stedelijk Schiedam y el banco central holandés DNB.