DISARM

Nuevos soportes tecnológicos, nuevas formas artísticas.

Disarm, Pedro Reyes
Disarm (mechanized) II (2014) de Pedro Reyes . Instalación de 6 instrumentos musicales hechos de armas de fuego.

El siguiente texto, tomará en cuenta los argumentos propuestos por José Luis Brea. Para comenzar, podemos hablar de la manera en cómo el artista reinterpreta el significado original del objeto desde un punto de vista completamente opuesto a su propósito original.  El artista, comenta que las armas tienen un propósito negativo y de destrucción, podríamos llamarle la “tensión del alma”; pero que ante la reconfiguración de sus elementos logra crear estabilidad efímera en la estructura social y temporal, donde la pieza atiende al valor exhibitivo, ya que  el valor aurático desaparece ante un público que no cree más en la “magia” o en “lo místico”, ya que esa era también una simulación de cómo la realidad se comprendía en el pasado.

La pieza, como dispositivo, se puede considerar como arte contemporáneo ya que es  una forma artística ligada al desarrollo de narrativas actuales en su contexto temporal y cultural.

Disarm, Pedro Reyes
Pedro Reyes. Dr (doble salterio), 2012. Metal reciclado; 20 × 50 × 50 cm. Foto: Ken Adlard. Cortesía del artista.

Asimismo, busca relatar la experiencia del ser mortal, y su aparente ilusión de controlarlo lo inevitable. (Las armas eran antes propiedad de narcotraficantes) Estos nuevos símbolos en la imagen (oxymorónicos) desmitifican una forma religiosa de pensar la representación. son piezas que tal como Brea Menciona, surgen de la desregulación de la subjetividad bajo las puras figuras de la diferencia que impulsa narraciones que pongan en evidencia de la inconsistencia esencial del yo. De tal manera que en el orden de las nuevas mitologías, la subjetividad no se expresa sino como un principio movedizo y acéntrico, que únicamente tiene lugar en la momentánea distinción de lo diferente. (Creación de campo de contraste: el arma es un instrumento de creación que anula su propósito original). Como habitantes de una aldea global, podemos percatarnos que el lenguaje visual se convierte en un idioma universal. Tal vez al inicio sólo comprendido por unos pocos, pero que con el acercamiento al individuo, y a su contexto cultural y temporal, le otorgan un sentido de comunidad.

Por  consiguiente, Brea propone el establecimiento de un régimen de la representación regulado por la identidad, que reubique a la autopercepción del yo como la ilusión trascendental del sujeto moderno, siendo esto el nuevo paradigma de la imagen-tiempo.

En conclusión, el propósito del artista en la contemporaneidad es el de crear dispositivos que al ser producidos requieren que una comunidad de talentos heterogéneos y que su propósito principal sea el de el entendimiento del arte como un dominio de lo técnico (las nuevas tecnologías). Un sitio impuesto  por el sistema pero que tiene espacios abiertos, su misma inestabilidad le permite ser reestructurado con un propósito más reflexivo, incluso el apuntar por una materialización del pensamiento. Es posible incluso decir que es un lugar de comprensión que sobrepasa el significado literal del lenguaje, es decir. El señalar la inestabilidad de esta estructura que sólo es estabilizada por un breve lapso cuando el individuo la advierte.

Etiquetas de la nota
, , ,
Escrito por
Más de Ave del Real

Usos del arte 001

Relevo definitivo para ignominia religiosa La religión puede definirse como una colección...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *