Creatividad improvisada

Marcelino Barsi - Apócrifa Art Magazine

El arte se compone de todo lo que vemos, lo que buscamos en la recontextualización de nuestras ideas, se complementa en el repentino relámpago de nuestra insólita creación. La mirada a una creatividad improvisada, solo es para los valientes que observan con el corazón y la curiosidad ensimismada. Los materiales de los que se sirve el artista, son la herramienta primigenia de una emocionalidad, que se traslada a la obra como sortilegio artístico.

Un testimonio del latido existente del creador, que ha concedido a su efigie vida propia. La transmutación prodigiosa, donde la fe da aliento al objeto, ahí, en la transición del observador y su recuerdo, lo fabricado, toma una consciencia a fin con el espectador. La obra siempre poseerá una verdad complementaria para cada persona, el dialogo silencioso, que cada quien confesamos cuando vemos la creación, cuando nos habla de un accidente espontáneo. La maravilla de una similitud en la incorporación con el recuerdo y las antelaciones expresivas.

Marcelino Barsi - Apócrifa Art Magazine

Marcelino Barsi - Apócrifa Art Magazine

El artista, sin duda tiene una cita con la eternidad y busca que sus obras trasciendan más allá del camino de la admiración. El arte de Marcelino Barsi es un homenaje a la multitudinariedad de los acontecimientos, del ayer u hoy mezclados en la interacción autentica de los materiales con los que trabaja, ya que al utilizar objetos sencillos, la misma sencillez dota a las obras de una existencia intrínseca.

Esta reconfiguración en el soplo inventivo de lo no lineal, argumentos echados a la suerte, la carta interpretativa que da un significado al azar, es la búsqueda magnánima de esta exposición, donde se conjuga la cotidiano y lo material, con la asechanza de lo inmaterial, el ánima viviente de lo creado y el espíritu: una ojeada, un suspiro.

Marcelino Barsi - Apócrifa Art MagazineLa libre diversificación de las obras, nos transporta a un espacio individual, pero al mismo tiempo vigoriza la vista la variada concepción de formas, que pueden surgir al contacto. Definitivamente la obra de Marcelino Barsi, no es para verla con monóculo, sino para ser desdibujada desde la cabeza, para terminar recomponiéndola en la plena libertad del corazón.

La obra de Barsi, estará presentándose hasta el 24 de Agosto, en la exposición The Summer of the Donkey inside the happy Flowerpot, en la Galería Mercado Negro – San Andrés, Cholula, Puebla –. Agradezco las facilidades otorgadas a la Galería, así como a Alejandro Osorio al proporcionar amablemente la información para la creación de esta columna.

Etiquetas de la nota
, ,
Más de Alma A. C. Carbajal Guzmán

El Abrazo del Arte – Sheila Hicks

Abrazo al arte, lo observo más allá de los confines de su...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.