Canto bordado en colores iridiscentes

El pensamiento del artista, campo sembrado de centellas inquietas que bailan en los níveos pliegues del alma; la creación larga y vasta cubre las lejanías de la imaginación buscando en el desacierto de las horas, el relámpago de las virtudes, aquella chispa dada a los humildes de corazón. El arte se abre con facilidad a quienes buscan crear por el amor a la incorporeidad de la inspiración individual, aparta las sombras de la confusión para impregnar al artista de trazos de fuego y sol, lumbre colorida que resbala por las blancas lindes del lienzo, en los acordes del hilo se esconde una pequeña canción que canta la balada de una tarde de intensa creación.

Mar Lozano Apócrifa Art Magazine

El alma del artista se adhiere a las causas de su entorno exterior (e interior) deja una huella celeste como prueba fehaciente de que ha sido tocado por la bienaventuranza, la creatividad. La naturaleza renace entre la fina delineación del paisaje, el collage habla, suspira, y entre voces nos cuenta un relato constante, el incendio prodigioso echa raíces con la voz exacta para el espectador, que a ojos cerrados busca su propio origen, sincero, desnudo en la simplificación de las formas. En el firmamento negro – la conciencia, el ensimismamiento – todos somos parte del mismo carrusel representamos la existencia y los años parecen darnos cuerda para continuar, para reencontrarnos diferentes con cada cambio de estación; nosotros también mudamos de color. El cuerpo, la etérea reliquia que nos recuerda la vulnerabilidad, la libertad, el costo sublime de imaginar – siendo éste el sueño albedrío del alma – nos aproxima a la belleza de lo invisible; el arte nos libera mediante la contemplación, y a pesar de seguir condenados por vestigio mortal de nuestros antepasados, es por intercesión del artista, maestre de las evocaciones del espíritu, donde su causa artística puede alejarnos de la mancha terrenal para unirnos en bendita comunión con la primigenia esencia.

Mar Lozano Apócrifa Art Magazine

La obra de Mar Lozano canta – imagina, imagina, imagina – es una celebración a la creación misma. Nos invita a mirar el cauce divergente de nosotros mismos, a ensamblar con sutileza y espontaneidad letras, collage y pintura, es una oda a la composición, al arte en todas sus formas y equivalencias. Mar Lozano Reinoso (Madrid, España) estudió Bellas Artes y tiene una especialidad en escultura; talentosísima artista plástica, busca crear una provocación auténtica en el público que admira su obra, multifacética mueve y recompone a través del tiempo todo lo que principia dentro del corazón creativo. Si quieres llevarte la grata sorpresa del descubrimiento artístico de este mes, puedes visualizar su obra en los siguientes links:
www.marlozanoreinoso.wordpress.com,  www.marlozano.blogspot.com y en YouTube.

El coronamiento infinito: Enamórate, crea, apasiónate y no olvides nunca dejar de imaginar, que la obra de Mar Lozano, tiene carta abierta para los amantes de la creatividad.

Etiquetas de la nota
, ,
Más de Alma A. C. Carbajal Guzmán

Electricidad cromática

Las observaciones sobre el óleo emprenden una mirada diferente, permanecen absueltas a...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.