Design is thinking made visual

Saul bass collage

TXT Pablo Gómez – IMG Rita Mitzuco Sumita Desecha 

Saul Bass decía que había que atrapar al espectador desde el primer cuadro de una película. ¿Y cuál es el primer cuadro en un film? El título, más la secuencia inicial de créditos. Antes de 1950, los créditos iniciales en Hollywood no eran más que un texto para identificar a los participantes en la obra cinematográfica, muchas veces imitando la portada de un libro con diseños sobrios y casi siempre sobre un fondo negro con un texto blanco. Pero, ¿quién fue Saul Bass? ¿Un director de cine, un director de fotografía, acaso un guionista?

Bass, diseñador gráfico nacido en el Bronx en 1920, pasó parte de su infancia y juventud en la llamada Gran Depresión que aquejó a Estados Unidos. Tuvo como profesor al diseñador y pintor húngaro György Kepes en Nueva York. Comenzó a trabajar en Hollywood en los años cuarenta y recibió su primera oportunidad para diseñar una secuencia de créditos en 1954, para Carmen Jones de Otto Preminger.

A pesar de haber dirigido siete películas, la mayoría cortometrajes, el trabajo de Saul Bass brilló por sus casi sesenta diseños de créditos en la industria del cine, el último en 1995 para Casino de Martin Scorsese. Bass fue un visionario al dotar a la tipografía de movimiento y de cualidades narrativas: el relato comienza a contarse desde las primeras letras, por lo que adquieren un valor narrativo.

La intención de Bass era crear una atmósfera emocional para que el público estuviera sumergido en el corazón del relato desde el inicio. Sin duda, nacía un nuevo género cinematográfico. El escritor Lauro Zavala llega incluso a establecer a los créditos cinematográficos como una especie de minificción. En algunos premios contemporáneos, se otorga ya una presea al mejor diseño de créditos. Bass ganó un par de premios, pero ninguno por esta categoría.

Durante sus cuarenta años de carrera, su producción cinematográfica también incluyó los pósters de diferentes obras, entre ellas para directores como Milos Forman, Alfred Hitchcock, Billy Wilder, y Stanley Kubrick. Su labor trascendió además el séptimo arte. Elaboró cientos de iconos corporativos para diversas empresas estadounidenses y más tarde en su trayectoria laboral, también para compañías japonesas.

Es posible consultar la página web oficial de Bass en http://saulbass.tv/ y también ver alguno de sus créditos en YouTube. Asimismo, está en línea su documental Why man creates (1968), el cual le valiera el Óscar un año después por mejor documental. El legado de este artista no tiene límites y su resonancia adquiere dimensiones mayores con la tecnología dispuesta en el presente. Ahora, cada vez que observes un inicio o final de película impresionante, el nombre de Saul Bass brotará como un diseño exquisito debajo de ellos.

 

Total
3
Shares

Subscríbete

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*