Queen of Soul

Aretha Franklin Queen of soul

Aretha Franklin, también conocida como la reina del soul fue una de las figuras más importantes en la industria de la música. Su voz y actitud en la forma de interpretar cada una de las obras que componen su carrera artística¡ ha marcado a distintas generaciones evidenciando que la voz y una educación vocal pueden construir una carrera cuando se realiza con honestidad.

Como todo artista, su carrera tuvo altos y bajos muy pronunciados, sin embargo, la trascendencia de su trabajo radica en la calidad vocal que evidencia que la música no se trata de espejismos ni producciones masivas artificiosas, sino de producir algo con la misma calidad que se espera recibir por parte de sus seguidores.

Aretha Franklin Queen of soul

Aretha en algún momento expresó sus ideas respecto a las nuevas cantantes que surgían y sin ahondar mucho en sus impresiones manifestó que algunas de estas nuevas cantantes tenían otras habilidades, mas no las musicales.

Durante unos recientes premios Madonna, en un “homenaje” por la reina del soul aprovecho el spot para hablar de ella misma, en vez de homenajear a la cantante en cuestión y esto evidencia muchas cosas en el mundo actual de la música pop, el género se divide entre las chicas materiales y las cantantes. Bien Aretha era un éxito popular e indudablemente su carrera gustaba a las masas, no era una artista alternativa o experimental, pero lo que ofrecía era algo que las cantantes de ahora, salvo algunas excepciones, no les importa: cantar.

En su carrera realizó colaboraciones con importantes figuras en la industria musical como King Curtis o Curtis Mayfield y su indiscutible voz proporcionaba matices que no solamente podían ser considerados dentro del género soul sino también góspel (naturalmente), jazz y un fallido pop que intentó hacer en esa pretensión por refrescar su carrera.

Aretha Franklin fue una mujer que dedico su vida a su voz, se entregó en cada presentación y grabación a ser la música que cantaba, a no sólo interpretar las letras que se plasmaban en sus canciones sino a darles alma, existencia y reflejarlas como entes que existen por sí mismos. Se dice que las obras son ajenas a las de los artistas, como las novelas que una vez terminadas y escritas se defienden por si mismas muy independientes a las intenciones del autor.

Aretha consiguió más que ello, logró que cada una de sus producciones fuesen un fragmento de ella dado al mundo. En cada canción Aretha existe y seguirá existiendo, como evidencia de que la trascendencia es posible cuando uno no se enfoca en ello ni en mantener una actitud de diva hasta si cuenta con las cualidades para hacerlo, sino en crear y dedicarse a su obra misma, a su trabajo como artista.

Etiquetas de la nota
,
Más de David L. Espinosa

La trascendencia de los sentidos alterados

Escribir es una de las actividades humanas más antiguas de la humanidad,...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.