Los superhéroes vs el cine

Primera parte

Recientemente ha estado en discusión entre el ambiente cinéfilo y entre los mismos cineastas y actores si las películas de superhéroes son o no cine y si merecen la pena.

Cine Delicatessen - Apócrifa Art Magazine
Delicatessen, 1991

A la comida se le podría dividir en tres rubros: la alta gastronomía donde quienes se encargan de realizarla piensan mucho en los ingredientes que van a utilizar, en las cantidades, en la calidad de los productos, la frescura, el efecto que quieren provocar en el comensal y la forma en como esto se va a preparar.

Cine Green Book - Apócrifa art magazine
Green Book, 2018

En segundo lugar se encuentra la comida saludable y común, la que es buena para nuestra vida y que es partícipe de una dieta balanceada, la que recomienda el doctor para estar saludables y si bien quienes la preparan (en alguna cocina económica o en la casa) pueden no tener toda una instrucción en la materia, saben que tienen que realizar un balance en los sabores, en la grasa, en la sal, en la carne, en las verduras, incluso puede que la presentación no se note tan elaborada que hasta de pena irrumpir en la estructura de esos platillos, sin embargo el sabor es agradable y usualmente es satisfactoria la última cucharada del plato.

Cine Pulp Fiction - Apócrifa Art Magazine
Pulp Fiction, 1994

Finalmente encontramos la comida rápida, que a su vez se divide en dos: la callejera y la de franquicia. La callejera (la verdaderamente callejera) usualmente no se prepara con materiales difíciles de conseguir, son algunas veces un tanto económicos, para que también sean accesibles a nosotros, y su sabor usualmente es agradable pero difícilmente extraordinario (hasta si existen los casos de la gordita de chicharrón rellena de maciza y cueritos que todo mundo recomienda).

La comida de franquicia es sencillamente comida que está diseñada para saciarnos un antojo que tengamos, de manera global, en todo el mundo, sus componentes son muy procesados y algunos dañinos a la salud por las grandes cantidades de azúcar o grasas que puedan contener, su presentación usualmente tiene mucho trabajo de diseño donde los colores y empaques responden a estudios de mercado donde se busca llamar la atención del consumidor, los sabores están saturados y su producción es masiva buscando niveles de ganancias muy positivos para la empresa, por ejemplo, McDonald’s.

¿Pero qué tiene que ver esta burda clasificación de la comida con el cine? Quizás, en esta similitud, podríamos ver el cine de forma paralela a lo que se propone con la comida.

Cine La montaña sagrada - Apócrifa Art Magazine
La montaña sagrada, 1973

Un cine de mucha calidad, gastronómico, merecedor a tres estrellas Michelin sería aquel donde los directores se preocupan por todo, incluso por su público, pero su interés no está en atraer masas a las salas, su cine no está hecho para todo mundo, es uno inteligente, uno que invita a realizar reflexiones complicadas, procesos mentales que en ocasiones tienen referentes sociales incómodos, poco digeribles o que no todos conocemos. Cuidan a sus actores, los escenarios, la fotografía, pero no para que luzcan agradables al púbico, no se ciñen a una fórmula que atrae al espectador, piensan más en lo que quieren decir y en cómo lo dicen recurriendo a elementos estéticos bellos, exquisitos, grotescos, que remuevan las entrañas de los espectadores buscando tocar en las emociones de forma profunda, en los paladares mentales e intelectuales que los humanos podamos tener. Este cine es el que usualmente lo colocamos en los estantes de cine de autor o cine de arte y merece ser discutido, reseñado y posiblemente será trascendental, con todo y su pretensión artística bien lograda.

Cine Dunkerque - Apócrifa Art Magazine
Dunkerque, 2017

El segundo cine, el que es balanceado, es el que nos puede contar historias de calidad, con buenos intérpretes, que nos hagan pensar pero sin complicarnos tanto, que no emocionen, nos atrapen, pero no sólo por los efectos impresionistas, sino porque detrás existe un guion que buscó contar una historia nueva o muy interesante de una forma más digerible para los espectadores. Su fotografía, toda su estética no es tan compleja, tan simbólica, incluso puede no haber simbología, pero se ha trabajado más en el filme, pensando en dar algo de calidad al público en general, porque los espectadores merecemos algo más digerible que el cine de arte y también merece ser discutido y reseñado, este puede darnos clásicos y premios por ser una película de calidad, mucha calidad, producida para todo el público.

Cine Shazam! - Apócrifa art magazine
Shazam!, 2019

Finalmente, nuestro cine rápido, podríamos pensarlo por una parte en las comedias y dramas que no usan grandísimos presupuestos, pero un guion efectivo que agrada a todos los espectadores, risas aseguradas en las caídas de los personajes, sustos con la aparición de un fantasma, animaciones agradables con historias ya probadas que siempre van sobre una línea que nos resulta familiar. Por otra parte, como las películas de superhéroes, filmes diseñados, pensados, realizados de la misma forma que lo hacen las franquicias como McDonald’s, hasta podríamos pensar los easter eggs como el juguete de las cajitas felices.

Etiquetas de la nota
Más de David L. Espinosa

Suspiria, Guadagningo y Argento

Se aproxima la temporada en que las salas de cine y los...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.