Cornucopia, la obra maestra de Björk

Cornucopia no es un concierto, es un mundo imaginario. Concebido como la obra más elaborada de Björk, con diversos artistas involucrados en la creación, la proyección, la puesta en escena y el recital. Un performance ligado a su último álbum Utopía, que hizo de la mano de Arca, músico de electrónica, con nada menos que 10 canciones de dicho disco en la lista y algunas otras del pasado en versión coral y con sonidos alternos a los originales: “Venus as a boy”, que por cierto no la había cantado desde 2011, “Show me Forgiveness”, desde 2006, y “Hidden Place”, desde 2013.

La narrativa de Cornucopia se extiende en formas orgánicas que adquieren vida en cualesquier formas, texturas, sonidos y colores. Dirigido por Lucrecia Martel, es una efusión imparable de imágenes y sensaciones. El escenario dispuesto en diferentes niveles y un subsuelo con fibras que descienden en rojo, diseñado por Chiara Stephenson. También tiene una cápsula de resonancia, tipo capilla, donde Björk eventualmente se mete para cantar desde allí, generando otra dimensión de sonido salido de su voz encerrada y resonada.

Björk - Cornucopia
Cornucopia show, The Shed, New York / Img – Santiago Felipe

En las pantallas, casi todas cortinas de hilos móviles, se proyectan imágenes creadas por Tobias Gremmler y James Merry, las cuales cambian en cada canción, porque de hecho cada una de ellas es un ambiente ilusorio distinto. En algún momento se proyecta un nido sin fondo donde el espectador viaja dentro de él infinitamente en una suerte de tercera dimensión, generada por pantallas translúcidas. Olivier Rousteing diseñó gran parte del vestuario con el sello Balmain, e Iris Van Herpen el último vestido con un aura de plumas blancas.

La voz de Bjork es acompañada en varios momentos por el Hamrahlid Choir (Hamrahlíðarkórinn), un coro islandés de 50 personas, el cual también abre el concierto con música vernácula. El músico Manu Delago aparece con una variedad de instrumentos: tambores de agua (cuencos que flotan en agua, instrumento de los americanos nativos), percusión electrónica y un “hang”, instrumento suizo parecido al tambor de acero. También la acompaña un ensamble de 7 mujeres flautistas, un arpa, una flauta circular tocada con un sonido de viento cíclico generado por cuatro personas, además hay otros instrumentos como dos pipas de órgano de 800 libras (la más grande) que emite una nota tan baja que hace vibrar a la audiencia (nota Eb con 19.44544 Hz) un xylosynth (o sintetizador xilofónico inventado en 1986), violín multi piezoeléctrico, un alúfono (especie de marimba de campanas) y un segulharpa (un instrumento electromagnético acústico).

Björk - Cornucopia
Cornucopia show, The Shed, New York / Img – Santiago Felipe

Cantos de pájaros suenan antes del concierto y toman forma con su primera canción: “Arisen my senses”, del álbum Utopía. Los sentidos despertaron su vuelo. Björk ha renacido.

Ella es una ambigüedad: una envoltura de misterio, pero con la vida personal inscrita acaso diáfanamente en sus letras. Sin embargo, en Utopía, la podemos percibir en plenitud creativa y discursiva. En este escenario entendemos que el mundo se ha transformado y seguirá mutando en la forma que imaginemos en cualquier utopía venidera. Y es entonces cuando Björk hace un llamado a crear la utopía personal y vivirla. De esa manera, todas sus creaciones imprecisas e ilimitadas adquieren sentido absoluto.

La historia de la música de Björk ha tenido momentos rítmicos digeribles que se han ido transformando, estilizando y recogiendo conceptos a su paso, elementos terrenales, culturales y de innovación tecnológica. En ese camino, ha construido instrumentos, formas, sonidos, manifiestos, letras, y ha emancipado esquemas. Ahora la entendemos mejor que nunca.

Björk - Cornucopia
Cornucopia show, The Shed, New York / Img – Santiago Felipe

Cornucopia es la consolidación de esos lugares que Björk recorrió y fue transformando. Según Slavoj Žižek, una obra maestra ocasiona un replanteamiento de pensamiento, formula de una manera nueva los límites de lo posible y lo imposible. Una flauta redonda para Björk es posible, como también lo es deambular entre lo acústico y lo electrónico, una vida amorfa de color tornasol con sonidos de flauta itinerante, que pasea de un lado de la sala al otro, la sensación de tener una flauta en la cabeza, y al tiempo apreciar la mutación de la naturaleza en una reconciliación orgánica vegetal, animal y humana. Una obra maestra no se parece a nada: aunque busquemos en lo experimental, avant-garde o avant-pop, Cornucopia se conserva único y aclamado, y por si faltara un refuerzo a su declaratoria, aparece antes del “encore” la jovencita Greta Thunberg en pantalla con un discurso sobre el medio ambiente, con la frase célebre “tú dices amar a tus hijos sobre todas las cosas y sin embargo estás robando su futuro frente a sus ojos”.

Esta obra además de un manifiesto es una reconciliación lacónica de lo real, lo simbólico y lo imaginario que por encima de todo niega lo limitado, la sumisión, el control y hasta la inequidad de género, lo cual refuerza con la última canción del recital, en un mini escenario redondo puesto en medio de la audiencia, que hizo que quedara mi cara justo a la altura de Bjork, mientras ella cantaba su tema Tabula Rasa y frente a mis ojos azorados soltaba con toda la fuerza de sus pulmones: You are strong, You are strong!

Imagina una vida utópica y vive ahí
Björk Guðmundsdóttir


Nueva York, The Shed: 8 presentaciones hasta junio 1.
México: Parque Bicentenario 17, 20 y 23 de agosto.

Etiquetas de la nota
,
Más de Susana Cabrera

El Error de Urs Fischer

“Error” es la exposición individual de Urs Fischer en la sede de...
Leer más

Comentarios

  • Wow, que bueno que has escrito esto, yo tenía mil dudas sobre ir o no, es tan caro, rozando lo obsceno en un país como el nuestro, pero después de leerte, tendré que empeñar algo.

  • No es fácil imaginar o sentir lo acústico y visual a través de las palabras, yo diría que logras, Susana, darnos una rebanada suculenta del pastel con todo la receta!!!
    Gracias por compartir con pasión tu experiencia en esa obra maestra.
    Gran artículo, claro que se puede saborear la experiencia a través de las palabras!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.