Autopublicación vs método tradicional

Autopublicación - Apócrifa art magazine

Más allá de la batalla, un mundo de posibilidades

Existe más de una manera de ser escritor@. Pareciera que es natural enfrentar la autopublicación vs el método tradicional; sin embargo, creo firmemente que ambas ofrecen grandes posibilidades. Sacar a la luz una obra que se ha trabajado por meses o por años, y que sólo había vivido en la mente del autor@, es un triunfo que sin duda lleva a la satisfacción y realización personal.

Independientemente del método que cada autor@ escoja, un trabajo bien hecho va a encontrar su público. ¿Y cuál es el mejor método? Para muchos, la respuesta puede parecer ‘lógica’; por otro lado, hay que reconocer que cada uno tiene sus bondades.

El método tradicional sigue proporcionando prestigio. Es una forma de catapultarse a audiencias grandes con el respaldo de una editorial que apostó por la habilidad del autor@ para contar historias. Declarar “tengo un libro que está a la venta en librerías” no es cualquier cosa. Es todo un mérito.

Bajo este método, una de las lecciones más valiosas que se aprenden es vender la historia o presentar un pitch, ya sea directamente o a través de un representante. Esta es la parte donde pueden llover los rechazos y donde l@s autor@s tienen estas opciones: darse por vencidos o continuar hasta que alguien abra la puerta. Pregúntenle a Stephen King o a J.K. Rowling si vale la pena practicar la paciencia.

Una vez que llega el codiciado “sí”, el resto del proceso fluye en términos de edición, diseño del libro y otros aspectos de promoción, donde el autor o la autora pueden o no tener mucha participación. El tiempo de producción y distribución puede tardar varios meses, pero eventualmente llega a los puntos de venta.

En cuanto al caso de la autopublicación, para algunos, la percepción cambia radicalmente: es el recurso del desesperado, del que ya se dio por vencido porque las editoriales no se interesaron por su manuscrito. Es un método que se sigue viendo con cierta indiferencia aun cuando tiene sentido llevarlo a cabo en la era digital, donde hay un sinnúmero de herramientas al alcance para maquetar un ebook y lanzarlo a la venta en tiendas online.

La primera vez que escuché sobre la idea de autopublicar, sentí que se abrieron de golpe las puertas del futuro. “Ya no tengo que esperar a que las editoriales me digan que mi manuscrito es bueno. Yo misma puedo determinar cuántos libros publico.” Sentí un fuerte llamado a la posibilidad de construir paso a paso mi reputación y apostar por plataformas poco exploradas.

Al mismo tiempo, la libertad creativa sobre cualquier aspecto del libro y el poder decidir cuándo sale a la venta son ventajas invaluables. Incluso es posible elegir con quién trabajar para la edición y el proceso de diseño editorial. Esta es una gran forma de apoyar a los freelancers que tienen experiencia brindando esos servicios. Es un círculo virtuoso porque todos aportan profesionalismo a este trabajo.

¿Y es posible ser un autor híbrido? Es decir, ¿se pueden combinar ambos métodos para hacerse de una carrera en este mundo de las letras? Claro que sí. Un método no está peleado con el otro. En lo que va de mi recorrido por el mundo de la autopublicación, me he encontrado con autores que mantienen abiertas sus posibilidades y consideran ciertas obras para presentarlas con una editorial y otras para publicar ellos mismos.

Aquí la clave es descubrir cómo una estrategia ayuda a construir la reputación. Alguien puede empezar siendo autor@ indie y al cabo de un tiempo consigue un contrato en una editorial para su siguiente libro. O al revés: puede empezar con el apoyo de una editorial y continuar publicando por su cuenta para no tener a su audiencia esperando tanto tiempo sus próximas obras.

Las posibilidades son numerosas.

Más de Alicia Strathern

Las múltiples facetas del escritor

Las múltiples facetas del escritor van más allá del acto de teclear...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.