Así, suaves y fuertes, manus por mucho encantadoras a la vista, como esa primera de Marco Polo cuando conoció la porcelana al encontrarse en el imperio mongol; así, estas entidades floridas de palidez e impermanencia en el espacio, formadas de la belleza efímera que solo el hanami trae consigo.

Apócrifa Art Magazine, Manus, Fher FerrerSon manos de primavera empedernida que dan hogar al cerezo y su flor, y al bombus que las polinizan en espera de la floración tardía; no son solo las falanges y tendones, con su dorso y su palmar, ellas habla de despedidas y de secretos, expresan el mundo de la ilusión e inevitablemente me recuerdan el aroma a la vainilla y al jengibre, las zapatillas de tacón y las vaporosas faldas de corte A.

<< Relacionado: Online Magazine – Manos >>

Coincido sí, que las manos han sido tan importantes para el hombre en el proceso de sobrevivencia a través de la historia así como lo son para el desarrollo del cerebro, pero son también estos miembros de delicado lirismo, que suavemente dan abrigo a algún abejorro o sírfido, ese abre puertas a mis sueños de frágiles timbres de campanas y profundos toques de luz.

Apócrifa Art Magazine, Manus, Fher Ferrer Apócrifa Art Magazine, Manus, Fher Ferrer Apócrifa Art Magazine, Manus, Fher Ferrer

Y será entonces que a partir de esta romántica transparencia del color en agua, que la obra de Ferrer me acaricia la mirada, me sacude la memoria, y me llena de ese placer infantil de la fantasía que solo unas manos únicas podrían lograr.

Son suaves, quisiera tocarlas y sentirlas. Mis manos ahora suyas.