Parte 2

A la cabeza del grupo, Pablo, con más de 10 años de pertenecer al taller, hombre de complexión menuda y voz suave, quien me explicó que la labor de todos en el taller comienza de lunes a viernes de 08:00 a 17:00 hrs. 365 días al año, en su caso dejando un breve espacio para la visita del domingo, no sin un poco de culpa por estar siempre deseoso de regresar a pintar. Pero su labor dentro de las artes no tiene horario y no lo ha abandonado desde que siendo un niño llegó a sus manos una pequeña imagen de una obra de Vincent Van Gogh, la cual nunca olvidó y continua inspirándolo. Óleo su material predilecto, y desarrolla lo mismo un paisaje o pieza figurativa, siempre a partir del cúmulo de emociones que vivir preso le representa.

Josh, Proyecto Libertad, Kolectiv.feat
José Guadalupe Zarza Vázquez- JOSH. Para Dany 68 x 50 cms. Transfer fotográfico, acrílico, tinta china, pintura en aerosol, hoja de plata. 2017

Hombre disciplinado, estricto pero sereno, que no culpa a la vida por nada, por el contrario saca lo mejor de sus circunstancias de vida estudiando arte y psicología desde la reclusión, disciplinas que le apasionan profundamente. Pintar es su religión y asimila el arte como un ejercicio fácil y difícil a la vez, donde el artista de hoy debe dejar el genio de lado para experimentar, como un alquimista.

“Pinto para mi, pinto lo que me gusta, pinto lo que siento y sin prisas”, acentúo, arrancando carcajadas de todos los que le escuchábamos atentos.

Después estaba A. Sandría, con percha de modelo y mirada de niño; respetuoso de las enseñanzas del maestro Francisco, entonces y del maestro Pablo, ahora. Aseguró que sí existe el cambio de pensamiento en los hombres, que es posible lograr empatía por los otros y que lamentablemente se requiere perder para reencontrar y valorar lo que se tiene. Así encontró la libertad, en el mundo de la pintura y el estudio de las artes. Gustoso del surrealismo y el trabajo con la espátula al momento de pintar, privilegio que asegura haberse ganado a base de constancia, por lo que se declara culpable de pasar horas y horas dibujando desde su estancia.

Melancolía, Proyecto Libertad, Kolectiv.feat
Kolëctiv.feat – Melancolía 1.38 x 1.55 mts. Transfer fotográfico, acrílico, óleo 2017

Hoy a punto de iniciar sus estudios de bachillerato, es más cercano como nunca antes a su madre a quien menciona con amor y emoción en los ojos.

A un lado, de apariencia pulcra y rostro duro y callado, Arturo, quien aterrizó tripulante de su propia nave y desde la profundidad de su universo, para expresarnos el gusto por el abstracto, corriente que le inquieta y la cual desarrolla con interés. Agradece la formación artística y profesional que el taller le ofrece, pero principalmente la formación humana que ha encontrado.

Él como otros de sus compañeros, continua estudiando y escribe para olvida y no enloquecer mientras cumple su larga condena, buscando perdonarse a si mismo.

“Te soñabas atravesando de constelación en constelación siendo un rey. Atabas una toalla alrededor de tu cuello y te convertías en super héroe. ¿En qué momento perdimos el camino? Esta vida vale la pena vivirla. Tal vez, la era de la esperanza vuelva algún día. Que viva el espíritu de la libertad“.

Adrián, Proyecto Libertad, Kolectiv.feat
Adrián León Gómez. Varias especies unidas en un mismo dolor 61 x 48 cms. Transfer fotográfico, acrílico, peerles, óleo 2017

También estaban Noé y Gabriel, un par de jóvenes discretos que humildemente mostraron algunas de sus obras de increíble ejecución plástica, habilidad desarrollada en este hábitat a partir del respecto, la disciplina y la constancia. Me compartieron su experiencia en reclusión como aprendizaje y lección de vida, admirablemente nunca como lamento o dolor. Son todos ellos unos artistas, aunque no se reconozcan como tal. Se saben presos, reconocen haber perdido la libertad física pero nunca la del espíritu.

Por último se acercó Josh, de evidente naturaleza inquieta y rebelde. Dijo haber llegado de Aguascalientes, donde disfrutaba de pintar los vagones del ferrocarril entre otras vagancias, hasta que un día lo apañaron y el tren de su vida tomo otro rumbo. Hoy, cumple una condena que espera se reduzca por bueno pero seguro no quieto comportamiento, pues en ningún momento durante la entrevista guardo silencio o serenidad, siempre de mucha opinión, envidiable señal inequívoca de autenticidad.

Todos ellos han llegado a dominar la producción de sus propios pigmentos, barnices y bastidores a partir del alto costo que implica la adquisición directa, por lo que bajo la batuta de Pablo destinan tiempo en el taller a esta invaluable labor artesanal.

Resistencia, Proyecto Libertad, Kolectiv.feat
Kolëctiv.feat – Experiencia 1.38 x 1.53 mts. Transfer fotográfico, acrílico, óleo 2016

Pero las sorpresas apenas comenzaban cuando me compartieron a detalle la técnica de imprimación utilizada en las piezas de foto-pintura. Técnica investigada y desarrollada por el propio Tejeda Jaramillo durante más de 20 años de pruebas. Información que solo a ellos les corresponde transmitir y dar a conocer.

Para finalizar la visita se presentó la más grata de las experiencias, al desplegarse ante mi la colección completa de 28 piezas en gran formato, listas para exhibirse en la exposición itinerante que comienza en el auditorio del mismo Reclusorio el próximo miércoles 15 de noviembre, con el propósito de incentivar al resto de la comunidad interna a sumarse y continuar con el proyecto así como el acercamiento a las artes como catalizador de la vida en reclusión. Posteriormente la exposición continuará entre varias sedes en la Biblioteca de México y algunas galerías en la misma Ciudad de México, Madrid, Marruecos, Los Angeles y Chicago.

Me despedí de todos ellos para iniciar mi regreso a la vida real, camino de nuevo por ese largo y pareciera interminable pasillo a la reja de ingreso, ahora en compañía de algunos miembros del taller que aliviaron un poco las punzadas de las penetrantes miradas de todos los espectadores, que alertas detectan de inmediato la presencia del mundo exterior.

Chucho, Proyecto Libertad, Kolectiv.feat
José de Jesús Garduño González. Dolor y esperanza 43 x 57 cms. Transfer fotográfico, acrílico, tinta china, pluma atómica. 2017

Paso a paso por el comedor y su trastienda, luego el gimnasio, dormitorios para visitas íntimas, hasta llegar al enorme y célebre patio al aire libre de reposo y ocio, por decirlo de alguna manera, llamado “La Isla de la focas”. Llegué de nuevo a la robusta puerta que se cerró detrás de mi sin titubeo, provocándome una inexplicable sensación de vacío que no sé si se podré sanar alguna vez.

El mundo ahí dentro, surreal y feroz, me enseñó que la libertad está en nuestra mente, pues no hay mayor y más cruel prisión que nosotros mismos; y sin darme cuenta, por un momento, pude ser tan libre como ellos.

Total
36
Shares

Subscríbete

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*