Biombo del Palacio de los Virreyes de México (1676-1700)

La representación de las vistas urbanas en la época novohispana.

De origen oriental, el biombo arribó a la Nueva España por vez primera como regalo del Shogin Leyasu al virrey don Luis de Velasco en el siglo XVII. Desde su llegada, el biombo fue un elemento recurrente en el mobiliario novohispano y fueron considerados objetos de lujo que representaban “el poder y el prestigio social entre los miembros de la élite novohispana” (Gustavo Curiel, 1999).

Biombo del Palacio de los Virreyes México
Biombo del Palacio de los Virreyes, autor desconocido, óleo sobre lienzo, Nueva España, 1676-1700. Museo de América. Imagen del Museo de América

Los biombos creados en la Nueva España fueron el resultado del comercio entre Asia y América. Estos objetos tienen su mayor auge en el siglo XVII, cuando los artistas novohispanos comenzaron a copiar y reinterpretar las formas y motivos ornamentales de los biombos que provenían de Asia.

El Biombo del Palacio de los Virreyes de México es un ejemplo del género pictórico de vistas urbanas, este tipo de representación se caracterizaba por mostrar una vista ennoblecida de la ciudad tanto en sus componentes físicos; es decir, la «urbs» como en el sentido de comunidad; es decir, la «civitas». Este biombo se encuentra actualmente en el Museo de América de Madrid, está compuesto por ocho hojas que abarcan alrededor de cinco metros de largo y casi dos metros de alto y combina el género de vistas urbanas con el histórico; ya que, relata la entrada del virrey a la ciudad.

Biombo del Palacio de los Virreyes México
Detalles del Biombo del Palacio de los Virreyes. Vista de los personajes. Imagen del Museo de América.

En la escena representada se logran identificar dos espacios, el primero es una vista incompleta del paseo de la Alameda (comenzando por el lado izquierdo) donde se observan a hombres y mujeres en trajes de época paseando a pie y a caballo por el lugar. El segundo espacio es el Palacio Virreinal, su representación corresponde, como documenta el Museo de América en su base de datos, con las características que tenía el inmueble antes del incendio de 1692. Enfrente del edificio se observa la entrada del virrey en su carruaje junto con sus guardias a través de una plaza donde con diferentes personas. Esto último, se puede observar en la parte inferior (de lado derecho) donde están representados diferentes comercios; probablemente aludiendo a El Parián.

Factura artística

Uno de los elementos que más destaca en el biombo es la lámina de oro utilizada en el marco de la composición y a manera de nubes dispuestas horizontalmente en medio de la escena. Estas últimas responden a la tradición iconográfica japonesa de representar nubes alargadas con una línea que limita su contorno. Tanto las nubes como el marco poseen un patrón en relieve, en las primeras son motivos ovalados que semejan a la textura de las nubes; y en el caso del marco, se observan motivos vegetales.

Biombo del Palacio de los Virreyes México
Detalle del Biombo del Palacio de los Virreyes. Vista de la nube con influencia oriental, realizada en hoja de oro. Imagen del Museo de América.

El biombo posee la técnica de óleo sobre lienzo que permitió otorgarle a la representación realismo y dinamismo a la escena. Por ejemplo, los árboles pintados poseen pequeñas pinceladas en diferentes tonos de verde y blanco para generar volumen y movimiento a los follajes. De igual manera, el agua dentro de la fuente enfrente del Palacio Virreinal se observa en dos estados: uno inerte y otro activo. Esta intención de movimiento que podemos apreciar en la representación de la escena en el biombo es un elemento que ayuda a la misma narrativa del acontecimiento representado.

Biombo del Palacio de los Virreyes México
Escenas del Biombo del Palacio de los Virreyes. Imagen del Museo de América.

La vista urbana: la «urbs» y la «civitas»

Los biombos además de ser objetos decorativos cumplían una función de “recordatorio del poder político de España a través del Atlántico” (Sofía Sanabrais, 2015) al ser regalados a diferentes figuras políticas de la época. En el caso del Biombo del Palacio de los Virreyes de México se retrató una ciudad ideal tanto a nivel físico como social, donde la «urbs» se refiere a aquel registro de los componentes físicos de una ciudad, y el concepto de «civitas» hace énfasis en la representación de la comunidad que conforma la ciudad, señala el historiador Richard Kagan.

En este sentido, el Biombo del Palacio de los Virreyes de México es una conjugación de ambas maneras de representación, pues tanto las edificaciones como los personajes representados recrean un lugar de memoria e historia. La representación se vuelve una metáfora que busca representar una ciudad ideal tanto en su construcción como personificar valores a través de la representación de los personajes retratados.

Biombo del Palacio de los Virreyes México
Escenas del Biombo del Palacio de los Virreyes. Imagen del Museo de América.

Bibliografía
Curiel, Gustavo. Viento detenido: mitologías e historias en el arte del biombo. Biombos de los siglos XVII al XIX de la colección de Museo Soumaya. Ciudad de México: Asociación Carso A.C, Museo Soumaya, 1999
Kagan, Richard L. Imágenes urbanas del mundo hispánico: 1493-1780. Madrid: El Viso, 1999
Sanabrais, Sofia. “From Byo¯bu to Biombo: The Transformation of the Japanese Folding Screen in Colonial Mexico”. En Art History. Journal of the Association of Art Historians, ed. Genevieve Warwick, 778-791. Boston: Association of Art Historians, 2015.

Etiquetas de la nota
,
Más de Marifé Medrano Flor

Los jardines flotantes del lago de Chapultepec

Sofía Táboas y la reconfiguración del espacio Sofía Táboas nació en México...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.