Hereditary

Hereditary

Cuando hablamos de películas de terror, estamos acostumbrados a pensar en demonios que poseen cuerpos, fantasmas, asesinos o monstros horripilantes. En hereditary, la presencia del maligno, también está presente como fórmula que no falla, pero contada de una forma mucho más sutil. En esta ocasión el director Ari Aster, apuesta por una historia en donde lo demoniaco aparece en escena muy confusamente, en cambio aquí reina el misterio y lo inexplicable, lo anormal. Se trata de una película estrenada este 2018 y que recibió muy buenas críticas por la academia del mundo del cine, la música “su mayor acierto” dicen ellos, ya que deja al filo de las butacas a todos los desconcertados espectadores, en eso, estoy de acuerdo.

Digo desconcertados puesto que la trama nos va llevando por un hilo narrativo que en ocasiones pareciese que se pierde y quienes pensamos que es un personaje fundamental de la trama, simplemente sale de escena en una trágica muerte. A partir de la muerte de dicho personaje, considero, el papel de Milly Shapiro como Charlie Graham toma la batuta de la narración y nos lleva a un desenlace, mejor dicho dos desenlaces desde mi punto de vista.

Hereditary

Vamos por partes; la trama, si bien se trata de una filmografía encasillada en leal género de terror, esta no embona del todo aquí, por lo menos, no se siente tan presente durante los más de 120 minutos que dura dicha cinta. Sucesos extraños y enredados ocurren a los personajes de una familia. Para el espectador, dejan en pausa la narrativa y luego de varios minutos después, se entrelazan y se conectan de una forma muy creativa dándole cuerpo y sentido a la historia, acierto para el director.

Ahora hablemos de la fotografía de dicha cinta. Pues bien se trata de una producción como dije, de la segunda década de los dos mil y producida en los Estados Unidos de Norteamérica, la cual conto con una suma de verdes dólares nada despreciable. Esa inversión se nota claramente en la bien lograda y muy pulida selección de imágenes. Se trata de una cinta larga que además de captar al espectador por no saber qué está pasando y dejarlo intrigado hasta que se resuelve cada acción de la historia, también atrapa por su limpia selección y producción visual.

Prosigamos con la música, hay ciertas melodías que nosotros como cinéfilos conocemos y relacionamos inmediatamente con el género de terror. En este caso la música estuvo a cargo de Colin Stetson, produciendo toda una serie de melodías que acertadamente causan en quien está viendo la cinta una sensación muy particular, un terror sonoro. Juzgo no olvidaremos por un buen rato ese sonido de Charlie. La música por lo tanto revoluciona en esta cinta.

Por ultimo pero no menos importante; el final. El desenlace de esta película, pareciese ser en la escena donde Peter, protagonizado por Alex Wolff, cae por la ventana, pero sin embargo, esto no es así, la trama continua, aunque yo considero mejor esta parte como final que el verdadero final. La resolución de la trama, es en un ritual o ceremonia de una secta satánica, que si bien, explica la historia y a sus personajes, pienso que es menos catártico.

Etiquetas de la nota
, , ,
Escrito por
Más de Daniel López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.