Los seres humanos, casi desde sus orígenes, han buscado pertenecer a una colectividad, pero a su vez, han tratado de distinguir a sus pueblos del resto del mundo. En México tenemos un gran mosaico cultural que nos hace únicos, y es justo esa diversidad la que nos une y nos reúne en el concepto de nación. Antes de la Conquista, las culturas prehispánicas se influenciaban unas a otras, y después de la Conquista, las influencias fueron externas, aunque desde entonces les hemos dado nuestro propio toque, ese rasgo con el cual se confirma que algo es genuinamente mexicano.

El corrido es una composición musical mestiza mexicana cuyos orígenes datan del siglo XVIII y está emparentada con la polca checa. Este género inicialmente tuvo presencia en la franja del Golfo de México, Tamaulipas, Nuevo León y Texas, para después asentarse en los estados del norte de nuestro país. Los inmigrantes europeos trajeron variados instrumentos musicales, entre ellos, el acordeón, pieza clave del sonido de los corridos mexicanos, así como la redova o redoba, un bloque de madera que se golpea con dos palillos, de manera similar a un tambor, aunque éste se ajusta a la cintura.

Aunque en la Independencia el corrido figuró dentro de la música popular, éste cobró más fuerza con el movimiento social y político más importante del siglo pasado en nuestro país: la Revolución. De manera similar a los cantares de gesta, durante los días revolucionarios, el corrido cumplió con una doble función: era un texto lírico recreativo e informativo. Debido a los altos índices de analfabetismo, una buena parte de la población no sabía leer, por lo cual, el único medio para enterarse de la situación del país era la escucha de corridos que narraban las hazañas de los personajes célebres que participaban en la guerra, como Emiliano Zapata y Francisco Villa.

Desde el siglo XIX, los corridos han variado poco: su tiempo es de ¼ o ¾, y la letra es en verso menor, es decir, de ocho sílabas como máximo, en estrofas de seis versos o menos con rimas consonantes, que son aquellas que terminan con las mismas letras, como: la cucaracha, la cucaracha ya no puede caminar, porque no tiene, porque le falta mariguana que fumar.

El corrido revolucionario, letra de La Cucaracha
El corrido revolucionario, letra de La Cucaracha

Un aspecto que caracterizó a los corridos revolucionarios fue la reivindicación de las mujeres y el testimonio musical del empoderamiento femenino. Gracias a “La Adelita”, el papel de la mujer en la lucha revolucionaria fue reconocido y valorado; “La Valentina”, fue un corrido inspirado en una de las primeras mujeres en obtener un rango en la Revolución; “La soldadera”, por otra parte, es la voz de un soldado que plantea que, de morir en el campo de batalla, le cede la estafeta a su mujer, para que el movimiento no muera.

El corrido revolucionario, letra de La Adelita
El corrido revolucionario, letra de La Adelita
El corrido revolucionario, letra de La Valentina
El corrido revolucionario, letra de La Valentina

Además de los personajes heroicos y jocosos que protagonizan los corridos de esta época, se encuentran los objetos cotidianos como “El barzón”, una tira de cuero que une el timón del arado con el yugo; “Carabina 30-30”, el modelo de rifle 1894 de la casa Winchester, y de los más usados en la lucha revolucionaria, e incluso animales queridos como “El Grano de Oro” y “El Siete Leguas”, los caballos (aunque se dice que el Siete Leguas en realidad era yegua) del general Villa, que como el Babieca del Cid Campeador, ganaron fama y celebridad con cada batalla en la que estuvieron presentes.

<< Relacionado: Art Magazine – El corazón de México >>

El corrido revolucionario, Villa a caballo
El corrido revolucionario, Villa a caballo

En la actualidad, el corrido ha devenido en diversas variantes que van de acuerdo con los acontecimientos, los modos de vida y la idiosincrasia del lugar en el que son creados, aunque es innegable que con todo y las influencias externas y la variedad temática que los caracteriza, son un legado lírico y musical que nos da identidad, a la vez que constituyen una parte fundamental de nuestra historia y del legado que dejaremos al mundo.

La toma de Zacatecas, por Los Errantes.

Total
56
Shares

Subscríbete

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*