Apócrifa Art Magazine, Sutil, Manos Brumoch
En la tierra y en los sueños.

¿QUÉ DE LO HILVANADO POR NUESTRAS MANOS HARÁ ECO POR EL VACIÓ DEL COSMOS?

Ricardo en desolado éxtasis sosegado le dice tranquilo a Lydia al darse cuenta que la vida pasa y no permanece, nada deja y nunca regresa: Enlacemos as mãos.

Apócrifa Art Magazine, Sutil, Manos Brumoch
Aceptándose.

No hay repuesta convincente que podamos arrojar a nuestra existencia, y es en el momento exacto en que descansamos de la absurda búsqueda de una, en que incrédulos nos posamos a admirar el maravilloso espectáculo que se gesta en nuestros alrededores y en nosotros mismos.

 

Apócrifa Art Magazine, Sutil, Manos Brumoch
Conteniendo a sus demonios.

<< Relacionado: Online Magazine – Manos >>

Apócrifa Art Magazine, Sutil, Manos Brumoch
Un soñador, respirando, descansando, disfrutando.

Qué pérdida de tiempo construir muros, erigir vastos rascacielos como si las deidades pudieran caber en ellas, ¡las deidades nos tienen condenados a las fuerzas gravitacionales de las masas cósmicas! Y si algo habría de permanecer será la huella que dejemos en las orillas del río de nuestras delicadas y robustas manos enlazadas.

Desenlacemos as mãos, porque não vale a pena cansarmo-nos.

Quer gozemos, quer não gozemos, passamos como o rio.

Mais vale saber passar silenciosamente

E sem desassossegos grandes.

Pero aun así, todo es en vano, Charles, en su tumba, nos deja un consejo consolador: Don’t try.

Apócrifa Art Magazine, Sutil, Manos Brumoch
Se encuentran, readirmando lo sutil.

Seamos como Ricardo y Lydia, con sutileza permanezcamos en la tierra y en los sueños, al ritmo de nuestros respiros dejando que nos definan nuestras sombras.