Sobre el universo antropológico de Leandro Soto

Crónicas visuales, Alejandro Soto

Crónicas visuales de Leandro Soto es el título de la muestra que desde el pasado día 9 de marzo puede ser visitada en la Sala transitoria del Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana, Edificio de Arte Cubano. Dicha institución abre sus puertas con una exposición personal de Leandro Soto, exponente fundamental de la plástica cubana, cuyo desempeño sobresalió en gran medida durante la década de los años ´80 en tanto formó parte de una generación de creadores ansiosos por el cambio y la experimentación dentro de la pluralidad de expresiones artísticas.

Multifacética en la más completa acepción de la palabra resulta la labor creativa desplegada por Soto, quien destaca además como escenógrafo y profesor. Su prolífico quehacer artístico ha transitado caminos diversos incursionando en la pintura, el grabado, el videoarte, el performance y el diseño escenográfico. En el recuento de este accionar merece especial referencia su participación en la reconocida exposición Volumen I, muestra que tuvo lugar en La Habana en el año 1981 y representó, sin lugar a dudas, el punto detonante de un proceso de rupturas palpables en la plástica cubana durante dicha etapa.

Crónicas visuales, Alejandro Soto

Crónicas visuales, Alejandro Soto

Las Crónicas visuales que en esta oportunidad propone Leandro Soto traslucen la pervivencia en la obra del creador de un particular interés antropológico que desde la década de los ´80 acreditaran sus trabajos. En medio de la avalancha tecnológica que circunda nuestros días, Soto dirige su mirada a las raíces, a las culturas originarias y a las tradiciones que las sustentan para sumergirse así en el imaginario que ha quedado arraigado y coexiste en poderosa simbiosis con la inexcusable contemporaneidad. El artista construye un escenario plagado de símbolos, íconos y significaciones desprendidas de las indagaciones etnográficas experimentadas personalmente en sus recorridos por el mundo. En dichos sondeos establece relaciones dialécticas con las más arraigadas costumbres y de esta suerte alcanza a cosechar visiones y experiencias disímiles que más tarde asimila y plasma en sus creaciones.

La sensibilidad nómada del creador ha quedado impregnada y se respira en una muestra donde las religiones y culturas apuntadas se unifican en un alegato integrador de entes antagónicos. En la puesta en escena se hibridan lo culto y lo popular desde un discurso que parte del ser caribeño y de la cubanidad para volver a ello como punto cúspide de las reflexiones. Leandro Soto rompe muros y barreras, las hace blandas, difusas y establece evidentes conexiones entre elementos distantes en el complejo panorama geográfico cultural recogido en sus indagaciones. De esta suerte construye un universo heterogéneo, cargado de referencias y alusiones a un horizonte fundamentalmente religioso en el que el horror vacui parece apoderarse del territorio, cual espejo de la realidad de la que se hace eco.

Crónicas visuales, Alejandro Soto

Crónicas visuales, Alejandro Soto

Los trabajos presentados sobrepasan los límites del cuadro y se expanden en tanto cada una de las piezas y la exposición en general abre un amplio abanico de contenidos ante los ojos del espectador. Soto reta al público y demanda de él una mirada acuciosa, participativa en el diálogo con las obras y en el reconocimiento de las variadas formas que pone a su disposición. Cada individuo encontrará las relaciones y simbologías que, a partir de sus experiencias previas, pueda decodificar mediante la interacción con las piezas y, en este camino, completará el sentido de la obra tributándole nuevos significados.

Crónicas visuales de Leandro Soto se presenta entonces como una suerte de mapamundi, un mapa de identidades, culturas y tradiciones. Es este un atlas que más allá de ser etnográfico se revela antropológico en la medida en que exterioriza comportamientos sociales, creencias e ideologías regentes en el escenario multicultural en el cual se despliegan las exploraciones. México, Perú, Ecuador, Estados Unidos, Barbados, India, entre otros, configuran las realidades captadas por el artista en la cosmografía conformada por sus visiones. Desde las obras Soto trasciende el hecho de ser pintor y se convierte en cronista de nuestro tiempo y de una realidad para muchos desconocida pero que subsiste cual hemisferio imborrable ante el hacer colonialista.

Etiquetas de la nota
, , , ,
Más de Lisandra Yllañez Fernández

A propósito de una colección

La exhibición contó con la representación de un grupo de creadores destacados...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.