Narcotráfico, cine y el papel de la mujer

Narcotráfico la mujer en el cine - Apócrifa Art Magazine
Img – Bob Carner

En los últimos años el número de delitos, olas de violencia y situaciones relacionadas con el narcotráfico y corrupción han aumentado significativamente convirtiéndose en parte de las noticias de cada día.

Este contexto se ha convertido en fuente de inspiración para la creación de diferentes series de televisión como Narcos (Chris Barancato et al, 2015) o largometrajes que, a través de la ficción muestran la situación en la viven y se desarrollan estos personajes: pobreza, marginación y violencia.

Así, el narcotráfico ha sido un tema bastante recurrente en el cine desde Marihuana (1936) del director alemán José Che Bohr, cuya “historia se centraba en un oficial que dedica su vida a la lucha contra el tráfico de marihuana, cae prisionero y se convierte en adicto para convertirse en jefe de una banda y enamorarse de una mujer que representa su ruina.1

Películas narcotráfico, Apócrifa Art Magazine

Por su parte, el cine mexicano ha dado algunas propuestas a este tema como Operación Marihuana (José Luis Urquieta, 1985) protagonizada por Mario Almada o Lola la trailera (Raúl Fernandez, 1983) que sigue la vida de Lola después de recibir como herencia el tráiler de su padre, quién murió asesinado por narcotraficantes que los utilizan como burdeles medio de transporte de drogas y armamento.

Ejemplos hay muchos; sin embargo, son escasos aquellos que, como Lola, exploran el papel de la mujer y su participación dentro del narcotráfico. Pues, a pesar de que la mujer siempre está presente, son pocas aquellas películas que se acercan al sexo femenino para mostrar su injerencia y dar cuenta de cómo se vive el narcotráfico desde su óptica.

Rosario Tijeras (Emilio Maillé, 2005), una producción Colombia, México, España, Brasil, presenta cómo una mujer se mueve dentro del narcotráfico y enfrenta sus conflictos amorosos. Rosario es una mujer marcada por el odio, la sed de venganza, pero sobre todo por la crueldad y la frialdad. Ella es arrastrada a la prostitución y las drogas por su hermano mayor y su único amor: Johnefe. Asumiendo roles hombres como el sicariato o el asesinato sin justificación alguna más allá de su gusto propio.

Por otro, lado Miss Bala (Gerardo Naranjo 2011) presenta un cambio en el tratamiento del tema, otra vez bajo el recurso de una mujer: Laura quien sueña con participar en un concurso de belleza y sus planes de vida se ven alterados al ser secuestrada por sicarios al ser testigo de una matanza, obligándola a incorporándose al grupo criminal organizado.

Así, existen escasas producciones que tratan de colocar a la mujer como protagonista dentro del mundo de la delincuencia organizada y el narcotráfico; pero encontramos libros o novelas de ficción que muestran parte de ese ambiente y son precisamente estos textos, los que muchas veces son adaptados para ser llevados al cine o series de televisión.

Colombia es uno de los países que desarrolla el mayor número de contenido relacionado con este tema, donde encontramos títulos como: La reina del sur (Arturo Pérez Reverte) o Sin tetas no hay paraíso (Gustavo Bolivar) ambos adaptados a telenovela y serie de televisión respectivamente.

Aún muy escaso el material audiovisual y, por tanto, necesario un análisis del papel de la mujer, el narcotráfico y el cine siendo, aparentemente, un tema normalmente reservado para los hombres.


1 Edith Rivera, Narcotráfico en el cine mexicano; Cine3 5 de octubre de 2011, versión HTML
disponible en: http://cine3.com/narcotrafico-en-el-cine-mexicano/

Etiquetas de la nota
,
Más de Hugo Sosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.