Mártires de la conquista

Arte, producción y posvandalismo

Situado en el corazón de la Colonia Tacubaya, Mártires de la Conquista es un proyecto de arte público itinerante que ha ocupado por tiempo indefinido una vieja imprenta. Se trata de una de las propuestas de arte contemporáneo más inquietantes que he podido presenciar en la Ciudad de México, no solamente por la consistencia de las piezas exhibidas (consistencia industrial, efímera, ruinática la mayoría de las veces), sino también por la experiencia en extremo desconcertante que significa recorrer un espacio rebosante de encuentros inesperados.

Mártires de la conquista - Apócrifa Art Magazine

Al pasearse entre viejas máquinas, cascajo diverso, rastros de óxido y polvo, afiches viejos, cassettes y desperdicios, el espectador se dará cuenta que, aunque parecen separadas las piezas de los restos propios de la imprenta a lo largo de su historia, todo puede transformarse en un planteamiento escultórico: todo lo disfuncional se vuelve funcional.

Como vestigios de los mecanismos de producción de un espacio de trabajo que alguna vez prometió prosperidad, la expresividad de los “desechos” adquiere connotaciones históricas: verdaderas alegorías del proceso de modernización clausurado de la Colonia Tacubaya en los años ochenta, cuando fue considerada una “ciudad perdida”.

Mártires de la conquista - Apócrifa Art Magazine

Así, el desecho se vuelve ornamento y materia prima. En otras palabras, cualquier material podría servir como obra artística. La mayoría de las propuestas, algunas colectivas e individuales, hacen agudas reflexionas sobre los procesos de modernización en México. No las cito ni las referencio porque, precisamente, me interesa invitar al espectador a realizar una visita en conjunto que induce a diluir las categorías y jerarquías de los objetos exhibidos y vistos.

El estupendo trabajo curatorial de Juan Pablo Vidal escapa de las convenciones del “cubo blanco”, con toda la pasividad y disciplina visual que esta impone, permitiendo que elementos periféricos que escapan a la obra de arte dialoguen con ella. Reflexionar sobre lo que no es la obra de arte; lo que está, mejor dicho, próximo a invadir su presencia.

Mártires de la conquista - Apócrifa Art Magazine

Mártires de la conquista - Apócrifa Art Magazine

La maravilla y el extrañamiento se acentúan en lo que alguna vez fue un estacionamiento, ahora pintado y cubierto por lonas de colores neón que fantasmagóricamente musicalizan la melancólica tesitura de la Imprenta Venecia fundada en 1943.

La selección de piezas de Guadalajara 90210 presenta instalaciones espectrales, hechas de máscaras, instrumentos cotidianos e iconografía popular, y cuyo lenguaje surrealista y casi posvandálico (en una era en la que la sociedad y las instituciones del arte se hallan incapaces de delimitar qué es con exactitud lo vandálico) puede remitir, a ratos, a las composiciones fotográficas de Kati Horna, célebre fotógrafa que iba en búsqueda de toda suerte de cachivaches para sus creaciones.

Mártires de la conquista - Apócrifa Art Magazine

Al salir, el espectador descubre nuevas clases de lectura en medio del caos de los signos urbanos a la salida del metro Tacubaya, entre DVD´s piratas, capas de ruido, cables, perros y de moteles de paso de dos niveles. Esta posibilidad de hacernos releer la urbe que compartimos, de reconfigurar nuestra sensibilidad atrofiada propia de una metrópoli, es quizá el más grande logro de este proyecto, verdadera reconquista del objeto escultórico.

Etiquetas de la nota
, ,
Escrito por
Más de Juan Pablo Ramos

Flowers & Bikes

Loes Heerink, fotógrafa Patience Paciencia…; la toma perfecta. Parece una premisa consustancial...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.