La guerra

Sobre los retratos obsidionales de Jouannais

El uso de las ruinas es una colección de ensayos del narrador francés Jean-Yves Jouannais en la que reflexiona sobre las relaciones que hay entre la literatura y la experiencia de la guerra. A modo de glosario, el índice se recubre de un listado de nombres más que de lugares: Stig Dagerman, Victor Kemplerer, Albert Speer, Shang Yang, el coronel Louis Archinard, entre otros. Protagonistas de la historia intelectual del siglo XX se entrecruzan con personalidades más oscuras de la historia militar en la larga duración, a menudo desconocidas para el común de los lectores.

La guerra

Quien incursione por esas breves y fulgurantes páginas, verá iluminarse uno a uno la serie de retratos literarios que Jouannais esboza para rescatar la memoria cultural de las ruinas, los pueblos caídos, los deshechos y perdedores de la historia, pero también la maldición de los ganadores.

La guerra

Leerá la historia del general Wlodzimierz Bogacki quien desarrolló un método para elaborar sus estrategias militares, e incluso para vaticinar el decurso de las guerras, por la lectura de las ruinas. También encontrará las reflexiones de Albert Speer, arquitecto de Hitler, quien proyectaba edificios que habrían de dejar “bellas ruinas”, ya que los modernos han dejado un mal legado al respecto; el terrible Reich que duraría mil años anhelaba dejar edificaciones que rivalizaran con las antiguas en su carácter sublime ante el tiempo.

Pero también se encuentra la historia de Louis Archinald, quien en las incursiones coloniales que sometieron a los pueblos de África, plagadas de fantasías y relatos de opulencia, montó un sitio alrededor de las murallas de Tombuctú. Las historias decían que era una ciudad de oro, donde cada acabado y pedrería de camino estaba conformada de joyas, un El Dorado en las regiones septentrionales del África subsahariana. Tras el sitio y su concierto de artillería sólo quedó en pie la puerta de la ciudad, la cual fue llevada a Europa para exhibirla en las Exposición Universal de 1889; signo de conquista, documento de barbarie según dice la filosofía dialéctica de la historia de Walter Benjamin.

Espacio queda para la historia presenciada por el general Shang Yang, quien encabezó el sitio de dos semanas al poblado de Luoping durante la China de los Tres Reinos. Los ejércitos de Yang esperaban una pronta respuesta militar de las autoridades de Luoping, para su sorpresa vieron cómo una noche, en la que la bruma era espesa, una serie de figuras espectrales atravesaban la noche. No atacaban, estaban empeñadas en una tarea a la vez incesante e irracional: desmontaban, una a una, las piedras que recubrían la fortaleza de la ciudad. Por la mañana todo había desaparecido: casas y veredas, molinos y hortalizas.

Ante el ejército de Yang sólo se mostraban un puñado de campesinos, mujeres y niños dispuestos a batirse en duelo contra las fuerzas hostiles. El ejército, que entendió que el pueblo prefería morir antes que entregar su pueblo, retrocedió por temor a los despojados que no tenían ya nada que perder.

Jouannais logra crear una reflexión profunda acerca de las relaciones entre la literatura y la guerra, ya que la literatura nació como un canto de guerra con la Ilíada de Homero.

Etiquetas de la nota
, ,
Más de Donovan Hernández

Shibboleth IV

Doris Salcedo y lo inenarrable Theodor W. Adorno sostuvo que después de...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.