Nada puede ser perfecto

Seconds es la novela gráfica que le siguió a Scott Pilgrim, y en esta ocasión la protagonista es una chica. A punto de cruzar la frontera de los 20 para entrar en la primera parte de la treintena, Katie es una chef que ha logrado convertir sus platillos en los favoritos de muchos, gracias al apoyo de amigos y su propio talento.
Compartir