En la era espacial del pop.

Esquivel en la órbita espacial

The sound your eyes can follow era la frase de avanzada estampada en los novedosos productos de sonido estéreo de la compañía RCA hacía finales de los cincuenta. Esta innovación era parte del advenimiendo de los grandes avances tecnológicos de la posguerra. La nueva capacidad envolvente del sonido revolucionó la experiencia de escuchar música en casa, había nacido el hi-fi. El término se empleaba mercadológicamente para describir discos y equipos de sonido que ambicionaban suministrar una reproducción fiel de las grabaciones de estudio.

Se vivían entonces tiempos de prosperidad en una sociedad estadounidense dispar del ideal del gobierno, la generación beat, el naciente rock and roll y el expresionismo abstracto escandalizaban a la cultura, no obstante había una atmósfera común, la sociedad apuntaba hacia la luna, estaba a bordo de la carrera espacial, 1957 a 1975. La época y el entorno no podían haber sido más propicios para alguien con una sensibilidad futurista, Juan García Esquivel, o solo Esquivel! como lo exaltaba la RCA,  fue originario de Tampico y había firmado y grabado su primer disco To love again con esta compañía en 1957 para aterrizar así en su propio planeta.

Considerado un virtuoso creador de una exótica mutación del pop de este periodo, Esquivel arribaba a tierras norteamericanas precedido de una temprana trayectoria como compositor y arreglista en la radio y la televisión mexicana. Determinado a destacar, aprovechó el movimiento enfocado en el futuro para experimentar bajo el arropo de esta compañía en todo tipo de extravagancias. La más famosa de ellas fue grabar dos orquestas simultáneamente en dos estudios diferentes, de modo que en el registro de una se capturó en el canal izquierdo y la otra en el canal derecho, eso sucedió con el fin de lograr la separación de canales a los extremos al mismo tiempo que las dirigía y mezclaba en vivo a través de un circuito cerrado de televisión, el resultado de la grabación tan perfeccionista fue Latin-Esque (1962), con esa obra nacío un nuevo género “sonorama”, más tarde la historia lo denominaría space age pop.

El space age pop, lounge o incluso a veces llamado space age bachelor pad, fue un género prefabricado, típicamente montado sobre una base de swing o big band aderezado con instrumentación exótica que ejercía una extraña fascinación sobre los oyentes. Este género, de fácil asimilación se volvió rápidamente popular gracias a sus armonizaciones sencillas y atmósferas suaves, un reflejo del espíritu futurista de la época por las primeras incursiones de la humanidad en el espacio.

Esquivel, a veces criticado por sus detractores por llevar todo al exceso, aprovechó sus álbumes como laboratorios para explorar el espectro del sonido incluyendo instrumentación poco atractiva o entonces considerada exótica como el theremín, el ondioline, los bongos y las campanas chinas, todo en busca de un sonido innovador, un sonido futurista.

En su forma y contenido Esquivel pionero en su época, su música y arreglos siguen vigentes en la actualidad, nominado varias veces al Grammy pese a que nunca lo recibió, primero en 1958 con Other worlds, other sounds fue candidato al premio a la mejor orquesta y a la grabación no clásica con mejor grabación de sonido, en 1959  con Strings aflame fue candidato a la mejor orquesta y a los mejores arreglos, y en 1960 con Infinity in sound también compitió en la categoría a la mejor orquesta y mejor grabación de sonido.

El género tuvo su apogeo entre 1954 y 1963, Raymond Scott, Martin Denny, Les Baxter y Esquivel entre otros fueron la generación que bajo la tecnología del hi-fi sonorizaron la carrera espacial entre los Estados Unidos y la ex Unión Soviética, el inconfundible sonido “esquiveliano” se hizo presente en programas televisivos como Los Picapiedra, Los Ángeles de Charlie, El hombre nuclear, La mujer biónicaEl hombre increíble, Viajeros en el tiempo y el programa infantil Odisea Burbujas entre otros, además de formar parte de decenas de bandas sonoras de películas contemporáneas.

Juan García Esquivel, redescubierto a mediados de los noventa y retomado por diversos músicos, disfrutó de una variada carrera, de la cual el space age pop fue solo una parte de ella.

Si deseas conocer más acerca de Esquivel, te recomendamos ingresar a este sitio, www.spaceagepop.com

Para conocer la edición de Ciencia Ficción de la cual forma parte esta entrevista, da click aquí.

Total
3
Shares

Subscríbete

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*